Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
4 junio 2015 4 04 /06 /junio /2015 12:41

XXI


LOS
DUELOS


Ante la imposibilidad de elaborar mi duelo


quiero enloquecer por momentos


En mi memoria histórica


hay una larga tradición


A geronimita cada vez que era navidad


llamaba a gritos como Lobo en celo


al “cojo” Victoriano


deseo vivo por la carne pecaminosa


que la conducía la reino del olvido





XXII


LA
PERDIDA


Hoy, a escasos meses de estar solo


el deseo contenido y la esperanza de algo


hacen insoportable el hastío


Que cruel es la existencia


Cuando en el atardecer de la vida


clamo por una compañera


Que celebre mis largas conversaciones


Con amigos reales o los que se han ido


Recogidos por mi febril imaginación en las madrugadas


XXIII


HOY TAMPOCO VISLU
MBRO NADA


La vida es tiovivo


que deambula de un lado a otro


El pequeño David me ayuda en el trance


al buscar compañía y no hallarla


en ningún cuerpo


Es la incapacidad de relacionarme


Hoy amanecí lento para practicar ciclismo


Me hundiré en las páginas de los diarios


para escribir diatribas contra el gobierno


XXIV


UNA DIATRIBA CONTRA LA S
ITUACION


Así en abstracto


suelo imaginarme que los Periecos


invaden los supermercados y casas del poder


La radio y la televisión


dicen y muestran a pacíficos ciudadanos


caminando entre el enjambre


de rostros acongojados y temerosos


Para hoy se espera vivir


la noche de los vidrios rotos


XXV


VIVIR EN EL FILO DE
LA NOCHE


El primer estadio de la muerte


es la locura al no saberse vivo


Prefiero leer el génesis


y las recomendaciones del Talmud


al no saber si la existencia continua


en lo semiárido cuando la gente en la cola


solo hace conjeturas ante la inquietud


de saber que producto expenderán


XXVI


HE QUERIDO EN
LOQUECER


Hoy he querido enloquecer


siento el llamado de la sangre


Soy el heredero de una etnia maldita


Recobro el sentido y me refugio en la palabra


El solo pensar en el pequeño David


el Benjamín de la tribu


tomo aliento y prosigo mi marcha


XXVII


MI REGRESO HA ESTADO AC
OMPAÑADO


Mi regreso ha estado acompañado


de disgustos y malos entendidos


Paso la escoba por los pasillos y los cuartos


ya que eso me tranquiliza


El cosmos y mi espíritu errabundo


se preparan para la próxima aventura


XXVIII


VIAJES


Cuando viajaba alrededor de tu cuerpo


No alcanzaba a llegar al Ecuador


Cuando iba por la rodilla


pasándote la lengua aspirando tu rico olor


Eyaculaba como un idiota


Es la consecuencia de los años


Me decías dándome la espalda


XXIX


A LA EUROPA DE LOS REYES Y LOS
PAPAS


Nunca te cumplí con la promesa de llevarte a Europa


Solo el rito de chuparte los pequeños pezones


me trasladaban al otro lado de la tierra


Querías visitar el Louvre y Roma


Ir a la Capilla Sixtina


Ver la Creación de Miguel ángel


Pedir por el hermano muerto en la flor de la vida


Y exigir para ti la canonización


XXX


VIAJE A SA
NTA ROSA


Cuando llego por fin el 14 de enero


No pude vencer mis aprensiones


Y opte por no ir con la muchedumbre


más grande del Hemisferio Occidental


A mi edad es difícil


cambiarme de religión y de mujer


Soy un materialista agnóstico


XXXI


VIAJE A LA TASCA D
E CHILO


En mi recorrido homérico por la Ítaca


del Mediterráneo semiárido


no volví a pasar por la Tasca de Chilo


Me prive de encontrarme con Sirenas


y los monstruos Escila y Caribdis


Solo un par de Lacedemonios


que golpeaban a otro ciclista


veían mis ojos incrédulos


XXXII


LAS SEÑALES DE
L CIELO


Cuando navego en mi mar interior


como todas las mañanas


Me guindo en el cuello mi Escapulario


Con el tengo mejor vista y equilibrio


Soy el único senil que no tropieza con la misma piedra


Si la entropía acaba con la vida


No habrá hombre ni bicicleta


Ni viaje de Ulises y menos Mar Mediterráneo


XXXIII


LOS JUEGOS DE M
I HAMBRE


Para que pelear desde muy temprano


La realidad se ha tornado pesadillezca


Cuando las colas hayan terminado


unos despojos se moverán intermitentemente


en las pupilas agotadas del niño


XXXIV


LA CASA QUE LLEV
O DENTRO


Duermo en su interior


sintiendo una tranquilidad beatifica


Antes me sobresaltaba ante cualquier movimiento


son signos que delatan la presencia de mis antepasados


que regresan para proseguir el rito


de hundirse entre las paredes y los techos


Soy vigilante de una antigua ceremonia


que posee en el más antiguo de la estirpe


el poder de convocarlos en la imaginación


XXXV


LA CATASTROFE DE LA ULTIMA
REUNION


Del desastre en que se convirtió mi última relación


se origino el sujeto paciente y silencioso


que unas veces anda en bicicleta


en otras ocasiones a pie


evadiendo temperaturas infernales


Al final del día con otros iniciados


se burlan del destino que los condujo


a la incapacidad del que depende del verbo


y así mantener la ultima Golondrina de la creación


XXXVI


EL RAYO A
TRONADOR


El rayo atronador que llevo dentro


no me deja tranquilo a ninguna hora


es un deseo por materializar en la gramática


la frustración contenida


en años de aprendizaje


Para escribir la Novela de mis correrías


XXXVII


EL BALANCE DE LA EX
ISTENCIA


Haciendo el balance de mi vida


solo lo forman números en rojo


Seis hijos e innúmeras mujeres


que les partí el corazón


en etapas que suman tres lustros


Llegue hasta la desembocadura


de mi Orinoco interior Padre de todos los ríos


en compañía del más pequeño de la estirpe


meñique menino David


Junto a él emprendo el final y el fin del camino


XXXVIII


CUANTAS VECES TENGO QUE RECOGER HOJA
S SECAS?


Soy un seguidor de Walt Whitman práctico


recojo Hojas de Hierbas secas


tres veces en el año


las Ceibas y el Framboyán


se desnudan hasta el final de la vida


Mientras tanto las recojo las volvemos estiércol


Así de simple es la noria de mi existencia


Cuando no haya hojas que meter en una bolsa


seré tierra amarilla


del glorioso solar de mis antepasados


XXXIX


A VECES QUIERO RETORCERLE EL CUELLO


Por momentos me provoca tocarme el falo


para torcerle el cuello al Cisne negro


que solo canta en los días finales de su existencia


Curicó y La Victoria son campos minados


de mi aventura vital


Con un falo tiznado


como llave para introducir


en reinos del cuento maravilloso


Observo cómo se acelera el fin

________________________

Segunda parte del poemario "Curiosos"

Ver comentarios

Repost 0
Published by Juandemaro Querales - en Poesia
Comenta este artículo
2 junio 2015 2 02 /06 /junio /2015 12:50
CURIOSOS

Hoy, recurro nuevamente


a este sagrado acto


Hilvanar como siempre


Estos códigos contenidos


En lo más profundo de la nada


Han vuelto a la superficie


Cuando el interés por la hembra


Puebla mis sueños húmedos


I


Dicen que la masturbación


Previene el cáncer de próstata


El único temor que abrigo


es que transcurran los días


Sin sobresaltos ni novedades


En el rincón de la celda


Que como asceta espero el último aliento


II


El hombre era alto, desgarbado, silencioso


Sin vicios, solo el juego


Cuando se ponía erecto


Sofocaba las ganas sobre el cuerpo


De la Sefardí cautiva


Nueve meses duro la encerrona


La niña producto de su alta frecuencia sexual


En que transcurría las noches de apareamiento


Espera en un recodo


Del patio interior de la casa solariega


La voz contenida en el pecho del patriarca


A la espera que emita el último suspiro


Para llevarlo en el coche fúnebre


Hacia el hades de la aridez


III


Los orígenes Sefardís


Representados en el obelisco de piedra


Del primer representante de la estirpe


En el desierto que embota los sentidos


Nunca se pudo desprender


Del abandono


La solicitud del macho dominante


En la tranquilidad de la vejez


Verla de moño y vestido encarnado de encajes


Con Eustaquio a un lado


En una falsa Plaza de San Marcos en Venecia


En un recóndito y lejano lugar


IV


Por que regresan esas voces y personajes


Al interior de casas y jardines?


Que ya nadie visita


Será que están recogiendo sus pasos?


Últimamente he sentido


La presencia de viajeros


Huidos y desaparecidos en el tiempo


Hablan y comentan en el recibo


Esperan por alguien


Que no termina de desprenderse


de la existencia


V


La noche ya no infunde miedo


Ni los cuartos solos


Con objetos en su interior derruidos


Llenos de polvo


La imagen de la progenitora


Flota con su andar lento


Por los pasillos y los patios


Sembrados de cayenas


Con mi desaparición


También se irán


Mis visiones y el crujir de los muebles


VI


Voy para un año de estar


En este exilio involuntario


Pero la mujer que ocupa mis sentidos


No aparece por el pretil de la puerta


Cuando no la imagine


Descendiendo de la buseta


Es la señal de que el duelo se cerró


Ahí si es peligroso


Equipare la bicicleta para salir todas las mañanas


VII


La soledad me hace mal a veces


Cuando riñes por el celular


Que es siempre


Un vértigo recorre mi estomago


He aceptado el abandono


Pero acaricio una mínima esperanza


Que vendría a reunirse conmigo


En la casa del ombligo enterrado


VIII


El más pequeño de la estirpe


Reclama cuando lo llamo tarde


En la noche calurosa del semiárido


Este pequeño David


Nacido en el otoño de mi existencia


Es lo que me incita a practicar ciclismo


IX


Quienes son esos de miradas perdidas?


Cuyas ropas ajadas denotan descuido


Que durmieron sobre cartones en el suelo


Nerviosos, intranquilos, temerosos


Del disparo y el cuchillo en el estomago


Que ocurrió en estos tres lustros?


Donde el rebaño se empobreció


Cuyos rostros reflejan rabia y frustración


X


XI


La lectura del Talmud


Pasajes de la Biblia


Detenido en el Cantar de los Cantares


Con Fray Luis de León y Ali Lameda


Que contraste


En esta porción semiárida del mundo





XII


La navidad y año nuevo


Sirvieron para que yo


Extremara los cuidados a la Plaza


Con busto de Guillermo Morón y esculturas de Noel Hernández


Recojo las hojas secas de la Ceiba


Que se desnuda por primera vez en el año


XIII


Las Torcazas, el Chemeco y el Cristo Fue


La bandada de Loras verdes


Enloquecen con sus cantos


Las frescas madrugadas


En que no consigo que escribir


Ahora leo al Uslar Pietri de los inicios


XIV


Esta casa de mis mayores


Se ha posesionado de mí


Encarcelado entre sus muros


Imagino que de ahí saldré


a la cita de Escritores en lo alto de la Cordillera


a hablar de la Anaconda del País de la Canela


de Fernando Soto Aparicio y Juan de Castellanos


XV


Poesía y ciclismo al amanecer


combinación perfecta


para sobrevivir en la soledad y el silencio


del Villorio medieval


en el semiárido de mi alma agotada


XVI


Al pequeño David


Le enseñare a observar la Luna y los Astros


Porque conmigo no lo hicieron


ni mi Madre ni mi Tío


modelos a seguir


A mi Padre comencé a valorarlo


al final de su vida


XVII


En la bóveda celeste


hay muchas de las respuestas que deseo


a mis enigmas que me atormentan


Lo breve de la existencia


La muerte que ronda a la Colmena


Que obliga a clausurar cuartos


En la vieja casona que detesto


para que los difuntos disfruten en su Limbo


XVIII


El sol que taladra la piel


Y enceguece con su Calina


Aquí no hay cambio de estaciones


Solo mi tía con su locura anual


recrea insistentemente a Rio Paují


evoca Tigres, Serpientes y Avisperos


XIX


No hubo niña a quien admirar


Solo arreo de Burros cargados con leña


atravesaban la aldea en las mañanas


Sentados en cuclillas como los antiguos Ajaguas


devoraban el condumio en platos de peltre


XX


No alcance a despedirme de mi Madre


en su lecho de muerte


Ya que un juego de barajas me distrajo


en los Burdeles de la Zona de Tolerancia


Madre y Divina Pastora


Conmigo en el centro forman la hipostasia


de mi adoración personal

Carora, enero 2015

Repost 0
Published by Juandemaro Querales - en Poesía
Comenta este artículo
9 julio 2014 3 09 /07 /julio /2014 14:23

Por Juandemaro Querales

 

 

 

PINTURA

 

PARTE II

 

PARA UN LIBRO DEL BUEN AMOR

 

A Jecenia Colina

 

Como el Arcipreste de Hita

 

y Hector Mujica

 

canto a mi fembra fermosa

 

y a su Itaca de la Colina.

 

 63

 

Omo la leona de Josè Coronel Urtecho

 

que pescaba tiburones de agua dulce 

 

en el lago de Managua

 

mi heroína conserva en buen estado 

 

nuestro escorial de la montaña.

 

 64 

 

Su olor y su cuerpo casi invisible

 

se toca con el Colibrì verde que busca su néctar

 

en las plantaciones de cambures del Monasteri o

 

Mi doncella es bipolar

 

despues de despotricar de la absurda realidad

 

le acaricio sus bien torneadas piernas blancas. 

 

 

 

 65 

 

En la Itaca de la falda de la montaña

 

la doncella ordena como un caporal

 

como barrer remover el polvo de los muebles

 

observando los màs mínimos detalles

 

para que el castillo de sus dominios

 

no sea un risco màs en el Mediterraneo.

 

 66

 

En Itaca vive el pequeño David

 

Telemaco busca el reencuentro

 

Con el viejo combatiente de burocracias

 

Y viajes alrededor del dìa por la opaca polis.

 

 67

 

Cantar a la heroína y a su almenada morada

 

tiene sus consecuencias 

 

por el avanzado otoño del forastero

 

es un viejo sin el menor parecido a Ulises

 

dice la señora del castillo entreviendo ventiscas.

 

 68

 

Ulises agotado de su viaje

 

como los ríos de Jorge Manrique 

 

que van a dar a la mar

 

que es la muerte

 

Viaje y doncella siguen el curso

 

de los ríos de la vida.

 

 69

 

Introducir la lanza en el triangulo

 

màs debajo de la pelvis

 

El viejo marinero busca reposo 

 

en las mullidas pieles de ovejas

 

para disfrutar la compañía del atesorado cuerpo blanco

 

con su dibujo en alto relieve de su pecho.

 

 70

 

Todo viajero lleva su Itaca 

 

consigo por màs dilatado y riesgoso 

 

que sea la travesìa por ese mar 

 

para finalmente regresar

 

y morir en sus playas 

 

 71

 

El viejo marinero con su inseparable Palinuro

 

cansado de pisar playas extranjeras

 

llega un dìa a puerto seguro

 

lo reconoce el viejo perro el porqueriso

 

ya Telèmaco lo había hecho

 

Ulises y Penèlope 

 

Restituyen la grandeza del antiguo reino.

Repost 0
Published by Juandemaro Querales - en Poesía
Comenta este artículo
9 julio 2014 3 09 /07 /julio /2014 14:18

 

Por Juandemaro Querales

 

 

 

DOS-copia-11

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SEGUNDO LIBRO

 

 52

 

Las arengas y las proclamas no son suficientes

 

a la hora en que venga la insurrección popular

 

siempre se subestima a las mayorìas

 

que no tienen rostro pero es el cuero seco

 

que se para por las puntas

 

en momentos de ebullición.

 

 53

 

 Le pisa una tecla al sentimiento de empatìa 

 

para que el rebaño siga silenciosamente

 

al déspota de turno y la sangre derramada 

 

durante cien años vuelva a recuperar 

 

sus antiguos cauces.

 

 54

 

El padre fundador como buen pastor de hombres 

 

se encargaba personalmente de las monturas

 

de embotinar a los caballos para que no resbalaran

 

en los hielos de las cumbres andinas 

 

cerrarles los ojos a los combatientes llaneros

 

que perecian de frio y de hambre

 

con lo que quedó de este endiablado ejército

 

derrotar a las tropas de elite del Virrey

 

con faldas en girones a la usanza escosesa.

 

 55

 

La sede del gobierno es un campamento

 

donde se come carne en vara y se tumba un toro

 

la primera lanza del mundo no concibe

 

su patriecita del Apure 

 

sin estos ejercicios propios de un déspota asiático

 

en este campamento situado a tiro de la ciudad.

 

 56

 

Profanar tus huesos y hacerlo público

 

misa negra de oficiantes africanos

 

presidida por aquel Faraòn 

 

con solo ver su calavera

 

està convencido que los huesos

 

no son de su esclavo Josè Palacios

 

ni de un realista fusilado en la víspera.

 

 57

 

La patria no necesita reconocerse 

 

en una osamenta unida con alambres de oro

 

barnizados con olores repelentes de insectos

 

 58

 

Pastor de hombres sin tablas de la ley

 

ni las polillas ni la humedad

 

podrán desfigurarte hasta el dìa que desaparezcas

 

del imaginario colectivo de culto al héroe.

 

 59

 

Con ocultar el legado teórico

 

De utopías basadas en el poder del gran arquitecto del universo

 

No conseguirán desviar el sentido

 

De la fusión masas-mesìas.

 

 60

 

Los héroes son devaluados

 

por el intento desmedido

 

de atribuirles falsas épicas.

 

 61

 

Hablar con el héroe mayor

 

esconde una esquizofrenia 

 

nunca la revelación de una profesìa 

 

la cual conlleva a la redención del demos

 

sería el objeto de tanta manipulación.

Repost 0
Published by Juandemaro Querales - en Poesía
Comenta este artículo
25 junio 2014 3 25 /06 /junio /2014 13:23

Por Juandemaro Querales

 

 

 

ESCULTURA.png

 

 

 

 

RECUERDOS DE AFRICA

 

 42

 

El tirano de modales suaves

 

que no hay que mirarle a la cara

 

es el mismo que le atravezò el pecho 

 

con barra de hierra

 

al Padre de la patria-

 

 43

 

La naturaleza exuberante

 

Igual infunde miedo

 

almas las comprometen

 

por motivos baladi.

 

 44

 

Las velas titilan durante el dìa

 

entre cerros de panes con enjambre de moscas

 

es como un gran funeral

 

que se extiende sobre el misterioso país-

 

 45

 

El gobernante nos recibe en uno de sus palacios

 

llama la atención los guardias blancos de sus anillos

 

se come en silencio

 

el dignatario habla sobre Venzuela

 

el ruido de cubiertos y vajillas de porcelana

 

no interrumpe la quietud de la selva

 

 46

 

El segundo destino es Bata en el continente

 

en el puerto flotan esqueletos de barcos de guerra

 

hundidos por la artillería de Francisco Franco

 

después vendrían los días de Carrero Blanco y Fraga Iribarne

 

noches africanas que contrastan con las mias 

 

El obispo y su seminario ponen una nota discordante

 

a la simbiosis del catolicismo que vio el Papa.

 

 47

 

El largo recorrido por una carretera de tierra roja

 

por la espesura de la selva remite a sortilegios

 

en cualquier momento una bandada de elefantes

 

pueden echar por tierra casas y sembradìos

 

interminable viaje donde solo el verde

 

puebla nuestros sentidos.

 

 48

 

Ebebiyin ciudad de la triple frontera

 

de ríos profundos y la selva de cortina

 

hacen inservible el modesto hotel

 

sin agua potable y si con putas en la recepción

 

a la entrada nos dan un volante

 

sobre los riesgos del VIH-Sida.

 

 49

 

En otro de sus innumerables palacios

 

el magnate petrolero de don Teodoro

 

nos vuelve a obsequiar viandas

 

no sin antes presenciar un acto de masas

 

donde la gente concurre a la ceremonia

 

de imposición de una bola acadèmica

 

Sorongo Cosongo del batey.

 

 50

 

Son tristes las aldeas vistas del el carro 

 

que a gran velocidad se acerca

 

al corazón del Africa de exploradores

 

evangelizadores y la tentación del dólar

 

que con el petróleo cambiò la faz

 

del reino negro de Leandro Bmomìo Nzue

 

 51

 

Mercados feos de Camerùn

 

tan sucios como el de la 14 de febrero 

 

allà en la Carora americana

 

una mujer da una mezcla de espagueti

 

a un niño desnudo y las moscas no se apartan 

 

de su cuerpo flaco

 

la mujer con su màquina Singer de pedal

 

da las últimas punzadas al amplio vestido

 

de vivos colores.

Repost 0
Published by Juandemaro Querales - en Poesía
Comenta este artículo
25 junio 2014 3 25 /06 /junio /2014 13:16

Por Juandemaro Querales

 

 

images.jpg

 

 

La arenga de rigor no debe copiar la del clérigo

 

llena de mitos sobre la salvación del alma

 

mas bien debe abundarse sobre la imposibilidad de volver

 

Esta noria provoca vértigo

 

no quisiera ver cielo nuevamente

 

conformarme con el último atisbo 

 

inserto en la retina

 

 33

 

Los rigores de la memoria permiten

 

evocar lo bucólico de una infancia

 

cuando tomas posesión de los códigos

 

puedes hilvanar el presente pesadillesco

 

Morir por algo banal en una guerra

 

decretada por los cancerberos de un régimen

 

de polvora nacimos y de polvora

 

abonaremos el campo santo.

 

 34

 

De navíos y de corsarios sabemos 

 

màs de la cuenta el corso al servicio

 

de monarquías como la inglesa y Holanda

 

Tambien el filibustero albino

 

enviado por la longeva reina Victoria

 

convirtió en polvo y humareda

 

nuestros puertos y peñeros 

 

amputando a la tierra de promisión 

 

 35

 

De cotidianidad se compone la odisea personal

 

El viaje homérico por el Mediterraneo de la memoria

 

suele terminar en el anfiteatro de la ciudad 

 

Del tejido para ociosos

 

Pasamos a las cifras rojas de los fallecidos

 

 36

 

El Colibrì que visita las corolas de todas las plantas

 

el Arrendajo que imita el ruido del motor

 

el humo de hojas verdes encendidas al desgaire

 

vigilia de minero en socavones calientes

 

mudo testigo del transcurrir perezoso 

 

de un universo cerrado en grado morganático.

 

 37

 

Las aceras y las fachadas se caen de abandono

 

la masa de invidentes agoniza de polvora

 

circuito en movimiento que se disloca

 

cada vez que aparece un iluminado.

 

 38

 

El clérigo que miente el cartaginés que asesina

 

los ciegos se aprietan en el angosto mercado 

 

los rayos ya no apuntan a la cúpula del templo

 

o la hora de los vientos las aves emigraron

 

los àrboles mustios exhiben sus hongos

 

mientras las viudas rezan antiguas oraciones.

 

 39

 

El habla fulminante de los tiranos

 

El verbo sereno de los clérigos

 

La mudez en el país de ciegos

 

todos buscan agolparse en los templos

 

solo el temor a la llegada de un nuevo milenio

 

los sacò de sus covachas.

 

 40

 

El arte de la alianza y viejos manuscritos

 

con las profecías de los arcanos

 

hacen posible la recreación del mito

 

de vivir en la tierra donde abunda la leche y la miel.

 

 41

 

Los extravíos de la muerte

 

Solo conducen a un lugar obligatorio

 

El código para consignar las genealogías 

 

Ay de aquellos que olvidaron el origen

 

repitiendo como novedad la rutina del tiempo.

Repost 0
Published by Juandemaro Querales - en Poesía
Comenta este artículo
18 junio 2014 3 18 /06 /junio /2014 13:51

 

 

Por JUANDEMARO QUERALES

 

 

 

 

 

RANCHO.jpg

 

PARTE III

 

 72

 

La logorrea la padece un solo individuo

 

los demás somos mudos

 

 73

 

Jamàs se ha abusado tanto de la lengua

 

sin embargo la insurrección popular està latente-

 

 74

 

Los ciegos guardaban un déspota a caballo dormido

 

hoy se les liberò el atavismo y les carcome

 

su alma maloliente.

 

 75

 

Este mesiánico està dispuesto a engrosar la lista

 

de los jinetes del apocalipsis que quieren destruir

 

este cansado planeta.

 

 76

 

No quiero oir sus radios ni ver sus canales de televisión

 

como añoro los antiguos silencios de catedrales

 

que caracterizaban la vida del país de centauros.

 

 77

 

Cada dìa su agresividad es mayor profundizando el modelo

 

hoy se penalizò la actividad del arado y la azada

 

Las luciérnagas fueron devoradas por las langostas

 

el Tirano transcurre la vida entre banquetes

 

y en atender las necesidades de otros monarcas.

 

 78

 

Cuando los ciegos terminen de vaciar sus furores

 

volaràn estas fortalezas amuralladas

 

repitiendo los días iniciales de la modernidad

 

ese es el problema de enamorarse de los iluminados.

 

 79 

 

Hoy también amaneció con el mal de pluma

 

tengo ganas de escribir plomo grueso contra el tirano

 

los ciegos evitan referirse a los desmanes

 

a que nos ha acostumbrado el monarca.

 

 80

 

Nunca aceptè los modelos anteriores de dominación

 

en el presente el capricho de este jefe de hordas

 

de volver a la Venezuela de campamento

 

sobrepasa mi capacidad de rechazo.

 

 81

 

El nuevo Khan jura que puede torcer la voluntad de la masa

 

la resistencia que se observa en los burgos

 

presagìan vientos de cambios

 

el poder taumatúrgico del encandilador de serpientes

 

se hizo obsoleto y provoca una gran incomunicación.

Repost 0
Published by Juandemaro Querales - en Poesía
Comenta este artículo
16 junio 2014 1 16 /06 /junio /2014 23:52

SEGUNDO LIBRO

 

 52

 

Las arengas y las proclamas no son suficientes

 

a la hora en que venga la insurrección popular

 

siempre se subestima a las mayorìas

 

que no tienen rostro pero es el cuero seco

 

que se para por las puntas

 

en momentos de ebullición.

 

 53

 

 Le pisa una tecla al sentimiento de empatìa 

 

para que el rebaño siga silenciosamente

 

al déspota de turno y la sangre derramada 

 

durante cien años vuelva a recuperar 

 

sus antiguos cauces.

 

 54

 

El padre fundador como buen pastor de hombres 

 

se encargaba personalmente de las monturas

 

de embotinar a los caballos para que no resbalaran

 

en los hielos de las cumbres andinas 

 

cerrarles los ojos a los combatientes llaneros

 

que perecian de frio y de hambre

 

con lo que quedó de este endiablado ejército

 

derrotar a las tropas de elite del Virrey

 

con faldas en girones a la usanza escosesa.

 

 55

 

La sede del gobierno es un campamento

 

donde se come carne en vara y se tumba un toro

 

la primera lanza del mundo no concibe

 

su patriecita del Apure 

 

sin estos ejercicios propios de un déspota asiático

 

en este campamento situado a tiro de la ciudad.

 

 56

 

Profanar tus huesos y hacerlo público

 

misa negra de oficiantes africanos

 

presidida por aquel Faraòn 

 

con solo ver su calavera

 

està convencido que los huesos

 

no son de su esclavo Josè Palacios

 

ni de un realista fusilado en la víspera.

 

 57

 

La patria no necesita reconocerse 

 

en una osamenta unida con alambres de oro

 

barnizados con olores repelentes de insectos

 

 58

 

Pastor de hombres sin tablas de la ley

 

ni las polillas ni la humedad

 

podrán desfigurarte hasta el dìa que desaparezcas

 

del imaginario colectivo de culto al héroe.

 

 59

 

Con ocultar el legado teórico

 

De utopías basadas en el poder del gran arquitecto del universo

 

No conseguirán desviar el sentido

 

De la fusión masas-mesìas.

 

 60

 

Los héroes son devaluados

 

por el intento desmedido

 

de atribuirles falsas épicas.

 

 61

 

Hablar con el héroe mayor

 

esconde una esquizofrenia 

 

nunca la revelación de una profesìa 

 

la cual conlleva a la redención del demos

 

sería el objeto de tanta manipulación.

 

PARTE II

 

PARA UN LIBRO DEL BUEN AMOR

 

A Jecenia Colina

 

Como el Arcipreste de Hita

 

y Hector Mujica

 

canto a mi fembra fermosa

 

y a su Itaca de la Colina.

 

 63

 

Omo la leona de Josè Coronel Urtecho

 

que pescaba tiburones de agua dulce 

 

en el lago de Managua

 

mi heroína conserva en buen estado 

 

nuestro escorial de la montaña.

 

 64 

 

Su olor y su cuerpo casi invisible

 

se toca con el Colibrì verde que busca su néctar

 

en las plantaciones de cambures del Monasteri o

 

Mi doncella es bipolar

 

despues de despotricar de la absurda realidad

 

le acaricio sus bien torneadas piernas blancas. 

 

 

 

 65 

 

En la Itaca de la falda de la montaña

 

la doncella ordena como un caporal

 

como barrer remover el polvo de los muebles

 

observando los màs mínimos detalles

 

para que el castillo de sus dominios

 

no sea un risco màs en el Mediterraneo.

 

 66

 

En Itaca vive el pequeño David

 

Telemaco busca el reencuentro

 

Con el viejo combatiente de burocracias

 

Y viajes alrededor del dìa por la opaca polis.

 

 67

 

Cantar a la heroína y a su almenada morada

 

tiene sus consecuencias 

 

por el avanzado otoño del forastero

 

es un viejo sin el menor parecido a Ulises

 

dice la señora del castillo entreviendo ventiscas.

 

 68

 

Ulises agotado de su viaje

 

como los ríos de Jorge Manrique 

 

que van a dar a la mar

 

que es la muerte

 

Viaje y doncella siguen el curso

 

de los ríos de la vida.

 

 69

 

Introducir la lanza en el triangulo

 

màs debajo de la pelvis

 

El viejo marinero busca reposo 

 

en las mullidas pieles de ovejas

 

para disfrutar la compañía del atesorado cuerpo blanco

 

con su dibujo en alto relieve de su pecho.

 

 70

 

Todo viajero lleva su Itaca 

 

consigo por màs dilatado y riesgoso 

 

que sea la travesìa por ese mar 

 

para finalmente regresar

 

y morir en sus playas 

 

 71

 

El viejo marinero con su inseparable Palinuro

 

cansado de pisar playas extranjeras

 

llega un dìa a puerto seguro

 

lo reconoce el viejo perro el porqueriso

 

ya Telèmaco lo había hecho

 

Ulises y Penèlope 

 

Restituyen la grandeza del antiguo reino.

 

PARTE III

 

 72

 

La logorrea la padece un solo individuo

 

los demás somos mudos

 

 73

 

Jamàs se ha abusado tanto de la lengua

 

sin embargo la insurrección popular està latente-

 

 74

 

Los ciegos guardaban un déspota a caballo dormido

 

hoy se les liberò el atavismo y les carcome

 

su alma maloliente.

 

 75

 

Este mesiánico està dispuesto a engrosar la lista

 

de los jinetes del apocalipsis que quieren destruir

 

este cansado planeta.

 

 76

 

No quiero oir sus radios ni ver sus canales de televisión

 

como añoro los antiguos silencios de catedrales

 

que caracterizaban la vida del país de centauros.

 

 77

 

Cada dìa su agresividad es mayor profundizando el modelo

 

hoy se penalizò la actividad del arado y la azada

 

Las luciérnagas fueron devoradas por las langostas

 

el Tirano transcurre la vida entre banquetes

 

y en atender las necesidades de otros monarcas.

 

 78

 

Cuando los ciegos terminen de vaciar sus furores

 

volaràn estas fortalezas amuralladas

 

repitiendo los días iniciales de la modernidad

 

ese es el problema de enamorarse de los iluminados.

 

 79 

 

Hoy también amaneció con el mal de pluma

 

tengo ganas de escribir plomo grueso contra el tirano

 

los ciegos evitan referirse a los desmanes

 

a que nos ha acostumbrado el monarca.

 

 80

 

Nunca aceptè los modelos anteriores de dominación

 

en el presente el capricho de este jefe de hordas

 

de volver a la Venezuela de campamento

 

sobrepasa mi capacidad de rechazo.

 

 81

 

El nuevo Khan jura que puede torcer la voluntad de la masa

 

la resistencia que se observa en los burgos

 

presagìan vientos de cambios

 

el poder taumatúrgico del encandilador de serpientes

 

se hizo obsoleto y provoca una gran incomunicación.

Repost 0
Published by Juandemaro Querales - en Poesía
Comenta este artículo
12 junio 2014 4 12 /06 /junio /2014 13:12

1

 

Los pàjaros han venido 

 

De todos los confinesFAMILIA.jpg

 

Anidan en lo màs alto

 

Del árbol de la vida

 

El niño mira con incredulidad

 

El enjambre lo lleva

 

A los primeros momentos 

 

Cuando se temió por sus manos

 

 2

 

La ciudad se ha puesto 

 

Intrincada llena de atajos

 

en cualquier momento 

 

la muerte sale de cualquier resquicio

 

muy diferente a como la imaginabas 

 

pidiéndote lo acompañes 

 

al pie de la cama

 

en la mesita de noche 

 

con la carga de medicinas

 

 3

 

El abuelo lazareto

 

La abuela perdida

 

en las nieblas de Praga

 

todo el árbol genealógico 

 

quedó fosilizado entre jeringas

 

de formol comprado a la carrera

 

 4

 

Las ciudades y sus largas distancias

 

Se posan en mis huesos

 

De trashumante impenitente 

 

Los recorridos de hoy 

 

con nueva tribu

 

van acompañado de alforjas

 

repletas de legajos de escritos

 

como corresponden a sociedades documentales

 

 5

 

Lo que soy además de ceniza y polvo

 

es una aleación de sentimientos

 

combinados por la entropía

 

que se aviene a la descomposición

 

iniciada en mis pies de Hermes

 

mostrando sangre y cartílagos

 

anunciando el futuro gusano

 

 6

 

Los días son lentos

 

como serán en lo futuro

 

La vida es apasible

 

en los momentos otoñales

 

el carro de faetonte

 

muestra el fuselaje entre los àrboles

 

de un tròpico donde las plantas y sus ciclos

 

obligan a la rutina de Odiseo

 

 7

 

Una parte pequeña del universo

 

me correspondió en suerte

 

mis animales noèticos 

 

monstruos de los primeros días de la creación

 

Heràclito señala el dialèctico cambio

 

que hará de nosotros un cerro de cenizas

 

a la espera de brisas que viajan al norte

 

 8

 

Las soledades ligadas a los silencios

 

unos màs prolongados que otros

 

las flores del patio

 

con los animales para estiércol

 

completan el sagrado ciclo

 

de los siete días de la creación

 

Despuès los sueños regresan

 

en forma de olvido y el cuerpo

 

se deja caer en la hamaca de colores

 

en movimiento de parábola

 

el vaivén traslada al navegante 

 

a los recodos lejanos de todo fin

 

 9

 

La maravilla del esplendente sol

 

que sale por el oeste impregnando 

 

de vida al microcosmo donde habito

 

mariposas,gusanos,chirulies,cristofué

 

que junto con los animales en cautiverio 

 

formamos el estiércol holismo de mi parte

 

Naufrago de mi propia isla

 

los deslaves cercanos no son amenazas

 

el David de la mitología familiar

 

le tocará evitar su trastocamiento

 

 10

 

Los fantasmas de todos los tiempos

 

y confines hoy no atormentan

 

al seguro encantador de lenguajes

 

Los mitos propios heredados de la etnia

 

afloran a flor de piel

 

una formidable inspiración 

 

llena de códigos epifanías del génesis

 

el tiempo de los arcanos regresaron

 

 11

 

Que fue de la inútil espera para que se diera?

 

las predicciones de los maestros,voces

 

milenarias de los arcanos, las grandes canoas

 

con su zoológico en sus entrañas

 

sus semillas y sus códices

 

ni siquiera se otean en el horizonte

 

Solo es dragòn de cola espinosa 

 

se ha hecho màs temible arrasando todo a su paso

 

con sus bocanadas de fuego 

 

a pintado una sombra de hollín y cenizas

 

los clones atemorizados hunden sus desgraciadas vidas 

 

en refugios laberìnticos en que transformaron 

 

la antigua aldea  

 

--------------

Primera parte del poemario Los Reyes

Repost 0
Published by Juandemaro Querales - en Poesía
Comenta este artículo
25 noviembre 2013 1 25 /11 /noviembre /2013 18:07

 

                                                                                           VI

La casa que habito por enésima vez

tiene en común con la primera

casa-ovario  donde se enterró mi ombligo

la humedad que invade todo

el temor por los rincones

La voz clara de la mandona de mi madre

en mañanas similares

con  el fastidio de la vida en provincia.

 

 

                                                                                    VII

 

El más pequeño de la tribu

amenaza con hacernos desaparecer

es la viva representación  de la TV serializada

Solo un puente conecta 

lo que puede haber de comunicación

entre estos dos seres

la huella genética que encierra

el misterio de la vida.

 

 

 

                                                                                    VIII

 

La casa de mis primeros pasos

quedo como material de escritura

 por la mañana camino entre rosales

y animales en cautiverio 

árboles frutales al alcance de la mano

mi pequeño jardín del rey Salomón

Se me presenta en la fase otoñal

alejado del lecho oceánico

que me correspondía por derecho.

 

 

                                                                                         IX

 

Lejanos están los días

en que el mundo lo constituía

toses, asfixias y olores a eucalipto

Hoy como un moderno Moisés

apretó duramente el báculo de pastor

y subo todos los fines de semana

mi monte de Arará.

 

 BARRIO.jpg

 

 

                                                                   X

El viaje entre el rebaño

está lleno de riesgos y peligros

si no un Demóstenes salido de prisión

puede ser un verdugo

que con pistola en mano

reclame tu pasaje al mundo de  la soledad.

 

 

                                                                  XI

 

Pensar que la necedad del género humano

al imponer una relativa concepción del mundo

nos llevará derechito a la destrucción de todos los seres vivos.

 

 

 

                                                                                         

 

 

                                                                                   XII

 

Si el amor es entre la variedad de géneros

o respetamos  los que opten por la coincidencia

dejemos que se realicen

las uniones mas caprichosas.

 

-----------

Poemas pertenecientes al libro Santo nombre Santa palabra (2013)

Ilustración:

Repost 0
Published by Juandemaro Querales - en Poesía
Comenta este artículo

Presentación

Enlaces