Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
4 junio 2015 4 04 /06 /junio /2015 12:41

XXI


LOS
DUELOS


Ante la imposibilidad de elaborar mi duelo


quiero enloquecer por momentos


En mi memoria histórica


hay una larga tradición


A geronimita cada vez que era navidad


llamaba a gritos como Lobo en celo


al “cojo” Victoriano


deseo vivo por la carne pecaminosa


que la conducía la reino del olvido





XXII


LA
PERDIDA


Hoy, a escasos meses de estar solo


el deseo contenido y la esperanza de algo


hacen insoportable el hastío


Que cruel es la existencia


Cuando en el atardecer de la vida


clamo por una compañera


Que celebre mis largas conversaciones


Con amigos reales o los que se han ido


Recogidos por mi febril imaginación en las madrugadas


XXIII


HOY TAMPOCO VISLU
MBRO NADA


La vida es tiovivo


que deambula de un lado a otro


El pequeño David me ayuda en el trance


al buscar compañía y no hallarla


en ningún cuerpo


Es la incapacidad de relacionarme


Hoy amanecí lento para practicar ciclismo


Me hundiré en las páginas de los diarios


para escribir diatribas contra el gobierno


XXIV


UNA DIATRIBA CONTRA LA S
ITUACION


Así en abstracto


suelo imaginarme que los Periecos


invaden los supermercados y casas del poder


La radio y la televisión


dicen y muestran a pacíficos ciudadanos


caminando entre el enjambre


de rostros acongojados y temerosos


Para hoy se espera vivir


la noche de los vidrios rotos


XXV


VIVIR EN EL FILO DE
LA NOCHE


El primer estadio de la muerte


es la locura al no saberse vivo


Prefiero leer el génesis


y las recomendaciones del Talmud


al no saber si la existencia continua


en lo semiárido cuando la gente en la cola


solo hace conjeturas ante la inquietud


de saber que producto expenderán


XXVI


HE QUERIDO EN
LOQUECER


Hoy he querido enloquecer


siento el llamado de la sangre


Soy el heredero de una etnia maldita


Recobro el sentido y me refugio en la palabra


El solo pensar en el pequeño David


el Benjamín de la tribu


tomo aliento y prosigo mi marcha


XXVII


MI REGRESO HA ESTADO AC
OMPAÑADO


Mi regreso ha estado acompañado


de disgustos y malos entendidos


Paso la escoba por los pasillos y los cuartos


ya que eso me tranquiliza


El cosmos y mi espíritu errabundo


se preparan para la próxima aventura


XXVIII


VIAJES


Cuando viajaba alrededor de tu cuerpo


No alcanzaba a llegar al Ecuador


Cuando iba por la rodilla


pasándote la lengua aspirando tu rico olor


Eyaculaba como un idiota


Es la consecuencia de los años


Me decías dándome la espalda


XXIX


A LA EUROPA DE LOS REYES Y LOS
PAPAS


Nunca te cumplí con la promesa de llevarte a Europa


Solo el rito de chuparte los pequeños pezones


me trasladaban al otro lado de la tierra


Querías visitar el Louvre y Roma


Ir a la Capilla Sixtina


Ver la Creación de Miguel ángel


Pedir por el hermano muerto en la flor de la vida


Y exigir para ti la canonización


XXX


VIAJE A SA
NTA ROSA


Cuando llego por fin el 14 de enero


No pude vencer mis aprensiones


Y opte por no ir con la muchedumbre


más grande del Hemisferio Occidental


A mi edad es difícil


cambiarme de religión y de mujer


Soy un materialista agnóstico


XXXI


VIAJE A LA TASCA D
E CHILO


En mi recorrido homérico por la Ítaca


del Mediterráneo semiárido


no volví a pasar por la Tasca de Chilo


Me prive de encontrarme con Sirenas


y los monstruos Escila y Caribdis


Solo un par de Lacedemonios


que golpeaban a otro ciclista


veían mis ojos incrédulos


XXXII


LAS SEÑALES DE
L CIELO


Cuando navego en mi mar interior


como todas las mañanas


Me guindo en el cuello mi Escapulario


Con el tengo mejor vista y equilibrio


Soy el único senil que no tropieza con la misma piedra


Si la entropía acaba con la vida


No habrá hombre ni bicicleta


Ni viaje de Ulises y menos Mar Mediterráneo


XXXIII


LOS JUEGOS DE M
I HAMBRE


Para que pelear desde muy temprano


La realidad se ha tornado pesadillezca


Cuando las colas hayan terminado


unos despojos se moverán intermitentemente


en las pupilas agotadas del niño


XXXIV


LA CASA QUE LLEV
O DENTRO


Duermo en su interior


sintiendo una tranquilidad beatifica


Antes me sobresaltaba ante cualquier movimiento


son signos que delatan la presencia de mis antepasados


que regresan para proseguir el rito


de hundirse entre las paredes y los techos


Soy vigilante de una antigua ceremonia


que posee en el más antiguo de la estirpe


el poder de convocarlos en la imaginación


XXXV


LA CATASTROFE DE LA ULTIMA
REUNION


Del desastre en que se convirtió mi última relación


se origino el sujeto paciente y silencioso


que unas veces anda en bicicleta


en otras ocasiones a pie


evadiendo temperaturas infernales


Al final del día con otros iniciados


se burlan del destino que los condujo


a la incapacidad del que depende del verbo


y así mantener la ultima Golondrina de la creación


XXXVI


EL RAYO A
TRONADOR


El rayo atronador que llevo dentro


no me deja tranquilo a ninguna hora


es un deseo por materializar en la gramática


la frustración contenida


en años de aprendizaje


Para escribir la Novela de mis correrías


XXXVII


EL BALANCE DE LA EX
ISTENCIA


Haciendo el balance de mi vida


solo lo forman números en rojo


Seis hijos e innúmeras mujeres


que les partí el corazón


en etapas que suman tres lustros


Llegue hasta la desembocadura


de mi Orinoco interior Padre de todos los ríos


en compañía del más pequeño de la estirpe


meñique menino David


Junto a él emprendo el final y el fin del camino


XXXVIII


CUANTAS VECES TENGO QUE RECOGER HOJA
S SECAS?


Soy un seguidor de Walt Whitman práctico


recojo Hojas de Hierbas secas


tres veces en el año


las Ceibas y el Framboyán


se desnudan hasta el final de la vida


Mientras tanto las recojo las volvemos estiércol


Así de simple es la noria de mi existencia


Cuando no haya hojas que meter en una bolsa


seré tierra amarilla


del glorioso solar de mis antepasados


XXXIX


A VECES QUIERO RETORCERLE EL CUELLO


Por momentos me provoca tocarme el falo


para torcerle el cuello al Cisne negro


que solo canta en los días finales de su existencia


Curicó y La Victoria son campos minados


de mi aventura vital


Con un falo tiznado


como llave para introducir


en reinos del cuento maravilloso


Observo cómo se acelera el fin

________________________

Segunda parte del poemario "Curiosos"

Ver comentarios

Compartir este post

Repost 0
Published by Juandemaro Querales - en Poesia
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

Enlaces