Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
16 diciembre 2016 5 16 /12 /diciembre /2016 17:44

 

 

 

 

POR:  JUANDEMARO QUERALES 

 

 

Nunca el otorgamiento de un Nobel de la Paz, había suscitado tanta polémica. La derrota del Presidente de Colombia: Juan Manuel Santos, en el Plebiscito del 4 de Octubre. Para refrendar los acuerdos de Paz con las FARC-EP; en vez de obligarlo a renunciar o a rectificar: ahora cobró nuevos bríos, con el veredicto de la Academia del Nobel. Quién desde Oslo- Noruega a escogido al inquilino de la Casa de Nariño, como el laureado de este año.

 

Automáticamente se alzaron voces a favor y otras en contra, de la decisión de conceder el lauro que lleva el nombre del inventor de la dinamita. Nunca en la historia del galardón, se había seleccionado a individuos que en el pasado reciente, se han enfrentado en una guerra. Con perdidas lamentable de vida de civiles inocentes, perdidas materiales incalculables; y el estancamiento en todos los ordenes  en la nación suramericana. El conflicto colombiano el cual va para los 53 años, siendo el mas antiguo del continente. Tragedia que ha contabilizado 265 000 victimas y ocho millones de desplazados.

 

Juan Manuel Santos y las FARC-EP, protagonizan unas conversaciones que ya van para cuatro años, en La Habana-Cuba. Con Cuba y Noruega como garantes, Chile y Venezuela como países acompañantes. Producto de esas  discusiones son los Cinco Acuerdos que buscan avenirse entre las parte. Juzgar a los culpables de haber cometido atrocidades; indemnizar a las víctimas. Todo esto en un documento de 260 páginas que recogen en letra pequeñita, asuntos espinosos como: el cese del fuego de forma bilateral; entrega de armas; libertad para 11 mil niñas en poder de la guerrilla; revelación de los dineros con que cuenta la guerrilla y su distribución a las victimas de la guerra. Solo faltaba el SI del 13  por ciento del padrón electoral colombiano.

 

Nadie vio perdedor a la opción del SI. Ninguna encuesta pudo revelar la voluntad del pueblo, que habita en las principales ciudades; ni la inclinación de los aborígenes, ni los afro descendientes, ni los cristianos pentecostales. Quienes se expresaron ese 4 de Octubre por el NO, cambiaron el curso de la historia Neogranadina para los próximos treinta años.

 

El Nobel de la Paz a Juan Manuel Santos se convierte en la piedra en el zapato, del perdedor de la jornada publicitada como el triunfo definitivo de la Paz. Los antiguos laureados: Madre Teresa de Calcuta, la niña paquistaní “Malala” ; la aborigen Maya-Quiché, quien nadie sabe cual fue su proeza?; y el Costarricense Oscar Arias. Han levantado tanto escándalo hasta el frenesí, como Ingrid Betancourt, quien pone en evidencia su Síndrome de Estocolmo, termina opinando: que debería compartirlo con los guerrilleros discípulos del “Tiro Fijo”.

 

Como la invasión de los medios de comunicación están descarado, en un futuro no muy lejano, estos seguidores rencocncomiados de Álvaro Uribe, terminaran siendo aceptados. Del ministro de la defensa Santos, nadie le recordará  que fue artífice de los Falso Positivos, ni del violador de la soberanía del Ecuador, para asesinar con misiles inteligentes a Raúl Reyes y unas estudiantes mexicanas; tampoco le enrostrarán la adquisición de los misiles inteligentes a Estados Unidos; cohetes con los que asesinaron al Secretariado de las Farc-EP, El mono Jojoy y Alfonso Cano. Hechos y personajes serán parte del folklore, gracias a Mac Luhan y a Goebbel, los futuros : Francisco de Asis y la Madre Teresa de Calcuta.

Compartir este post

Repost 0
Published by Juandemaro Querales - en Ensayo
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

Enlaces