Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
19 octubre 2009 1 19 /10 /octubre /2009 22:56

Los estudiantes venezolanos, siempre han sido un catalizador de las luchas emprendidas para devolver la democracia y el estado de derecho, cada vez que se entroniza un régimen tiránico.

 

La lucha de los universitarios llamados de la generación del 28; quienes recibieron su bautizo de fuego, en las lóbregas cárceles de la dictadura de Gómez; sacrificio ineludible para quienes -con el correr del tiempo- se convertirían en la elite política de la nación. Al producirse el derrocamiento de la última dictadura de Marcos Pérez Jiménez; ventarrones   maléficos que se creía superados, y no ha sido así  por la fuerza de los acontecimientos; el gobierno de Chávez que surgió de la voluntad de las masas, ha dado un vuelco autoritario, reprimiendo las protestas y la disidencia, cebándose en los claustros académicos como vía futura para la formación de los relevos.

 


Pasada la luna de miel de las masas con el caudillo de Sabaneta, este sector de la pequeña burguesía, se va a erigir en una referencia para galvanizar la oposición a un régimen, que cierra todos los espacios de democracia que aún subsisten. El cierre de RCTV en el 2007, fue la chispa que encendió los ánimos de una juventud, que estuvo ausente por fastidio, del llamado Socialismo del siglo XXI; protagonismo que le devuelve a la sociedad un dinamismo, que se expresa en la modernización del mundo político, fauna relegada y adocenada, y victima de amnesia por lo que consideraba al chavismo una fuerza con características sobrenaturales.

 

La respuesta de un sistema Neo-Totalitario a las protestas estudiantiles, ha sido la de criminalizar el Derecho Constitucional a la protesta; respondiendo con una desproporcionada represión e instruyéndole expedientes criminales a los  lideres del movimiento, quienes van a parar con sus huesos a los calabozos del peligroso sistema carcelario. Con esto, una revolución que carece de obreros, intelectuales y estudiantes, busca por todos los medios imponer el miedo a una parte de la sociedad; casualmente a la que le hace carantoñas, los imberbes líderes, nuevos albaceas de Vargas.

 

La aplicación manu-militari de instrumentos legales anti-constitucionales, como la LOE; han servido de combustible para despertar tanto cuestionamiento, pasándose de una protesta “con mis hijos no te metas”  para convertirse en un problema de Estado; donde el propio Presidente Chávez abusando de su hiperbólico poder, zahiere, insulta y aprovecha para  ofertar su modelo de sociedad prusiana, en sus acostumbradas filipicas de fines de semana, y en aquel pou-purrí  aprovechar para hacer de padre nutricio, de unos jóvenes que -siempre bajo su ojo clínico- son pasto de la propaganda imperialista.

 

 

La detención de Julio César Rivas y la ola de condena que desató en el mundo estudiantil, fue percibido por el régimen como una provocación, que puede levantar a las alicaídas fuerzas de la oposición,  la cual se echa cuchillo en pleno umbral de procesos electorales previstos para el 2010; retrocediendo tácticamente y dándole libertad al estudiante de la Universidad Humbolt; cosa que connota a los ojos de todos como debilidad, en un gobierno que hará todo lo que tenga a mano, para tener un resultado en las urnas de 80-20.

 

No es el recule de un gobierno, esto debe interpretarse como una acción más de un sistema despótico, que se ha saltado todas las barreras de la convivencia democrática, y que es capaz de retroceder cuando ve peligrar sus planes de dominio; atravesándose por los momentos esta rebeldía estudiantil, con lo contagioso de este resurgir  del descontento de las masas populares, por los momentos es parte del paisaje que las huelgas de hambre protagonizadas por los estudiantes se le agreguen las de los obreros petroleros, empleados de la Alcaldía mayor, parientes de los asesinados los fines de semana, los excluidos  del desprestigiado sistema de salud. Un pandemonium que la camarilla militar -puede aprovechar- para imponer un gobierno de facto que mande por decreto.

 

La rebelión de los estudiantes, no es la folklórica de unos comedores de arepas con chicharrón, como la define el  sabio Roy Chaderton; las molestias de este sector -es la misma- del común de los habitantes que integramos el disuelto país, y hoy más que nunca nos consideramos  unos excluidos del llamado Socialismo del siglo XXI, que divide a la sociedad en buenos si estas con el gobierno y en malo si no lo apoyas. El grito de estos jóvenes, configura a todas luces la  resistencia que hay que mostrar a un sistema dictatorial que se quiere imponer desde el gobierno, camarilla que apela a una maquinaria para idiotizar a la población y busca desarmar a la futura resistencia controlando a los escolarizados: Su protesta a pesar del peligro que representa estas acciones en una dictadura, nos hace vivir aires de libertad, convencidos de que la próxima generación no vivirá aherrojada a una tiranía, que se trasplantó del mar de la felicidad, casualmente para convertir a ese muchacho que protesta en un autómata , para que salude de manera marcial al paso del atornillado líder.

 

           

Compartir este post

Repost 0
Published by Juandemaro Querales - en Ensayo
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

Enlaces