Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
29 mayo 2013 3 29 /05 /mayo /2013 20:56

Por: Juandemaro Querales

 

MARIO.jpg

El audio grabado por Mario Silva y hecho público por el Diputado Ismael García, evidencia el grado horroroso de deterioro moral en que está sumida la sociedad venezolana, sus élites políticas y militares, quienes corrompidas hasta los tuétanos acompañan en su lenta agonía hacia el abismo a un grupo enquistado en el poder.

Mario Silva es un conductor de un programa en VTV transmitido a media noche llamado la “Hojilla”, donde se destruye moralmente a individuos empleando los peores señalamientos para que un poder judicial sometido y de rodillas, proceda a imputarlo y trasladarlo a la cárcel o al exilio. Las víctimas del inquisidor y verdugo se las suministraba el extinto Hugo Chávez, quien por ese conducto se valía para llamar directamente por teléfono a Torquemada para cebarse en los cogotes de los enemigos del gobierno o gentes ligadas al proyecto bolivariano.

Una vez desaparecido el autócrata Hugo Chávez se liberan los demonios de la ambición de poder, dividiéndose el chavismo en parcialidades claramente definidas , quienes a la señal de un cierre de ciclo, se abalanzan sobre el tesoro público para en rebatiña llevarse los despojos de un codiciado botín , que ha servido para comprar la voluntad de jefes de Estado, individualidades y hacerse de un numeroso número de naciones que impidan condenas  en organismos hemisféricos y mundiales, tendiendo  un manto de silencio y complacencias a la confiscación del régimen de libertades en el marco de una democracia que imperó en Venezuela hasta 1998.

En el audio de 50 minutos donde Mario Silva de manera monologante, acusa a un grueso número de destacadas figuras del gobierno, ante Aramis Palacios, militar cubano destacado en Venezuela como jefe del G2,para hacer trabajo de contrainteligencia desde el principal cuartel del país: Fuerte Tiuna. Empleando un lenguaje escatológico va refiriéndose militares y civiles que copan los principales cargos del entarimado político y militar, usando adjetivos aberrantes para descalificarlos ante una tiranía sanguinaria como la de los hermanos Castro; como el criterio que hace Mario Silva sobre la mujer venezolana cuando despotrica de la Primera Dama Cilia Flores; o cuando juzga al ejército e instiga para organizar golpes de cuartel, en abierta operación desestabilizadora, pero el objeto central de usar tal cantidad de detritus lo constituye la figura del teniente Diosdado Cabello, revelando la palea no tan sorda por quedarse con el poder, ante un delfín que hoy ocupa la Presidencia Nicolás Maduro, lo que lleva al socarrón a sospechar que el comandante Chávez dejó alguna confesión grabada donde debería explicar las razones que lo llevó a cederle el poder a semejante diente roto.

El audio de Mario Silva que oímos todos los venezolanos no va a ser el primero ni el último, en esta larga guerra de insultos y descalificaciones, en un momento que algunos han bautizado  como el de la implosión del chavismo sin Chávez, deja claro el proceso de destrucción hacia toda la sociedad llevado a cabo por el Déspota  y sus secuaces quienes configuran una fauna de constitución aristocrática que arrodillada servilmente a la voluntad de un iluminado, se rotan en ministerios, embajadas e institutos autónomos, para cogerse a manos llenas dos billones de dólares que el destino y la suerte arrojó sobre esta sufrida patria gracias a la riqueza petrolera.

Diosdado Cabello y Nicolás Maduro son los combatientes a sangre y fuego, como define  a los hombres de esta ordalía el grosero de Mario Silva, hombres codiciosos sin escrúpulos que quieren quedarse con el legado de Chávez a cualquier precio. Fraude, represión y hasta fusilamientos como dice el conductor de la Hojilla cuando  revela sus negras intenciones cuando se refiere a las cacerolas que resuenan en la fachada de su quinta en Turmero.Oscuro destino el de una sociedad que se derrumba ante nuestras narices , con hombres y mujeres pusilánimes divorciados de la realidad, dispuestos a desatar los peores métodos empleados por los autoritarismos, en momentos de gran auge popular donde se asoma en el horizonte frescos vientos de cambios.

 

Mayo de 2013

Repost 0
Published by Juandemaro Querales - en Ensayo
Comenta este artículo
29 mayo 2013 3 29 /05 /mayo /2013 20:53

uno.gif

 

 

Por: Juandemaro Querales

 

El colosal fraude montado a favor de Nicolás Maduro el 14 –A  por un gobierno  que no se atreve a aceptar la realidad, que el chavismo sin Chávez no existe, y que el ciclo del neo autoritarismo se cerró, circunstancia que tiene a un país en vilo donde cada día que pasa va erosionando la poca legalidad de unos personeros que capturaron el poder en alianza con la satrapía cubana.

Para Maduro haber perdido un legado  político dejado por Hugo Chávez en apenas tres meses, lo lleva a comportarse como un disociado  que apela a la represión y a la amenaza como forma de tratar de mantenerse y creer míticamente que puede recuperar los espacios perdidos.

En política la migración en masa de una colectividad partidaria hacia el polo opositor, debe de considerarse  como inicio de un nuevo ciclo, donde el gobernante de un régimen que parecía eterno, se agota aceleradamente, existiendo en la mente de los sectores populares, que por ahí no va la cosa, que no hay retorno que con promesas incumplidas no hay nuevas oportunidades de enmienda.

Cada día que pasa el reloj del gobierno se disloca como los de Salvador Dalí, tiempo fatídico  ya que su ilegitimidad ha paralizado la nación entera, nuevamente se repite el novelón muy similar a la de la enfermedad de Chávez usando el gigantesco aparato de propaganda  para destruir moralmente a Capriles y a la MUD, culpándolos  de la violencia y endilgándoles todo tipo de adjetivos para presentarlos como poco democráticos.

El libreto cubano sale así en ayuda “nuevamente” para socorrer al ministro fantástico Ernesto Villegas, quien perdió todo tipo de seriedad para alinearse con las técnicas del más cruel expediente de las tiranías, se trata de presentar al candidato y a la MUD como villanos, por el solo delito de exigir una revisión en físico de los resultados de las elecciones del 14-A , donde existe el convencimiento que hubo trampas de antemano.

Para una camarilla acostumbrada a jugar sucio alineando los entes del Estado para perseguir y torturar a todos los que piensan distinto, robarse unas elecciones constituye un juego de niños, no sabiendo que están jugando con candela; a  que un país inofensivo al que le fabricaban resultados electorales y se quedaba tranquilo, ha quedado atrás, este pueblo decidió seguir el modelo de la resistencia pacífica aprendida de Gandhi, Mandela y Luther King, para al final vencer y  recuperar las instituciones que el autoritarismo destruyó.

Para un gobierno acorralado por sus mentiras dispuestos a inmolarse usando para ello el recurso de la represión, se desgastará  irremediablemente ya que ha sido sorprendido haciendo trampas con la complacencia de un CNE dócil, régimen que se niega a dialogar y a reconocer que la realidad de los hechos les son esquivos, este pueblo que voto por un candidato distinto se niega a ser burlado nuevamente.

El ciclo de la neo dictadura ha llegado a término, para Maduro y sus enchufados  lastimosamente han perdido la calle y el respaldo del llamado chavismo, quienes tampoco creen en el resultado apretado fabricado por Tibisai Lucena, para ese conglomerado Maduro no es Chávez, simplemente se niegan a aceptar a un hombre sin ningún atributo, todo un misterio de cómo el destino lo puso allí, secreto que Hugo Chávez se llevó  a la tumba y nos dejó esa encrucijada para hacer más difícil la transición hacia el republicanismo perdido.

 

Abril de 2013

Repost 0
Published by Juandemaro Querales - en Ensayo
Comenta este artículo
11 julio 2012 3 11 /07 /julio /2012 00:19

Por: Juandemaro Querales

 

La tragedia del país del doctor José Gaspar Rodríguez de Francia posee raíces históricas, su mediterraneidad se une a dos hechos trascendentales: la guerra  con Argentina para su autonomía de las provincias del Plata, y la guerra de la triple alianza donde se enfrentó a los ejércitos coaligados de Argentina, Brasil y Uruguay, organizados y financiados por Inglaterra, por considerarla mal ejemplo para la región, ya que en poco tiempo durante el gobierno del enigmático doctor Francia había alcanzado una gran prosperidad, en ese conflicto perdió su población y parte del territorio que se reparten el Brasil imperial y la Argentina de la generación de los proscriptos.

LUGO.jpg 

La llegada al poder del exobispo católico Fernando Lugo, hace cuatro años, puso término a la hegemonía del partido Colorado, brazo político del dictador Alfredo Strossner, quien gobernó con mano de hierro y fue echado del poder por un golpe militar en la década de los ochenta; sin embargo esta oligarquía dependiente de sus poderosos vecinos, tiene en la posesión de la tierra y el contrabando su razón de ser. El ascenso al poder de un sacerdote con preferencia por procrear con mujeres modestas de su grey, no significó un cambio importante para el país guaraní que había votado por un cambio estructural en todos los órdenes.

 

Con promesas como una reforma agraria, acabar con el contrabando y los cultivos ilícitos de mariguana, cambiando para ello el viejo pacto o bloque de poder de colorados y liberales auténticos, este nuevo iluminado continuador del mariscal Solano López, había despertado con su verbo de predicador las ansias y la ilusión mítica de las masas de irredentos, eternamente preteridas de un país que figura como uno de los más pobres y atrasados del continente.

 

A escasos siete meses del fin de su periodo constitucional, a Fernando Lugo le estalla una crisis política, como consecuencia del asesinato de 16 personas: 10 campesinos y 6 policías, en un intento de desalojo de un predio, acto seguido el Congreso le abre una investigación que concluye con un juicio político, donde sus antiguos aliados lo señalan de incapacidad para gobernar y proceden a destituirlo, con los votos de las tres cuartas partes de los representantes en ambas cámaras de diputados y senadores; tocando a encargarse del poder al vicepresidente Federico Franco; todo esto sin romper el hilo constitucional previsto en la Carta Magna.

 

Este acelerado proceso político ha despertado el rechazo de la comunidad internacional, ya que se le negó el derecho a la defensa, colocando a la nación de las antiguas misiones de jesuitas en una nueva disyuntiva: vieja oligarquía versus nuevo reagrupamiento de los factores emergentes, como consecuencia de la aplicación del modelo socialdemócrata aplicado en el cono sur, posterior al fin del gorilismo de la unión de las espadas que imperó en los años finales del siglo XX. La debilidad estructural y el comportamiento neoimperial de Hugo Chávez y sus socios del ALBA, más la confiscación de sus riquezas por Argentina y Brasil; han puesto sobreaviso a una oligarquía estrecha de miras y enemiga de su propio pueblo, la cual apela a subterfugios como el de la Constitución blindada que alzaron como espada para descabezar a este obispo semental.

 

Al exobispo católico Fernando Lugo sin haberse enfrentado a las expectativas que despertaron sus ofertas electorales, le sobrevinieron todo tipo de dificultades, desde los judiciales por el reconocimiento de la paternidad de hijos reclamados por modestas mujeres, y el aparecimiento de un cáncer linfático, que lo mantuvo en tratamiento de quimioterapia en Brasil, se suma a esto la presión de los campesinos sin tierra en un país de gamonales, problema secular del campo guaraní; haber carecido de una estructura política facilitó su salida ya que su sostén, el partido Liberal Auténtico, forma parte de la apolillada clase gobernante.

 

El golpe de mano dado por estos dinosaurios del cono sur, y donde se nota descaradamente la intromisión de sus vecinos ricos, quienes sibilinamente se dan golpes de pecho, con declaraciones altisonantes, solo buscan el negocio de la electricidad de Itaupu, represa construida por Brasil en territorio paraguayo, cancelando su beneficio con un royalty que asemeja un trato neocolonial; pero el verdadero drama de la nación Tupi-guaraní , lo ejemplifica la Ciudad del este, situada en la triple frontera, es una especie de las Vegas, hormiguero que reúne a terroristas de Al-Qaida, contrabandistas, narcotraficantes y santuario de forajidos de todo el mundo; nudo gordiano de todos los intentos de mancomunidad económica que se lleven a cabo en la parte austral del hemisferio.

Julio de 2012

Repost 0
Published by Juandemaro Querales - en Ensayo
Comenta este artículo
23 junio 2012 6 23 /06 /junio /2012 00:55

Por: Juandemaro Querales

No suelo hablar con frecuencia de mis maestros de primeras letras, la señorita Gómez, que me confinaba todas las tardes a un rincón del aula, por no aprenderme la tabla de multiplicar  salteada. En la secundaria -es otra cosa- tuve buenos profesores, ideales para modelar y seguir su ejemplo, de entre ellos Pablo Álvarez Yépez: médico, partero, sabio griego.

El doctor “Paucho” como lo distinguía la pequeña urbe, y en esa polis su jardín de academo: el liceo Egidio Montesinos, recinto donde enseñó cotidianamente este insigne enciclopedista, heredero de una estirpe de enseñantes como su padre Pablo José Álvarez. El futuro doctor en medicina había crecido en la compañía de distinguidos personajes que destacarían en el foro, en la inteligencia y en la cosa pública: Luis Beltrán Guerrero, Guillermo Morón y Héctor Mujica.

El viejo liceo carorensis heredero directo del viejo Colegio “La Esperanza” creado y regentado por ese insigne maestro como lo fue Ramón Pompilio Oropeza, suegro de Paucho, y objeto de estudio de Luis Cortés Riera, en sus densos trabajos sobre la escuela caroreña. Pequeña parcela donde se acumula el pensamiento cartesiano y la ilustración, expresada finisecularmente por los positivistas como Lisandro Alvarado, Rafael Villavicencio, José Gil Fortoul y el propio “Sembrador  de sueños” Ramón Pompilio Oropeza.

Con el maestro de la vieja casona inmortalizada  con el nombre principal de “Balcón de los Álvarez”, pervive en plena fase de modernidad esta herencia renacentista, para ganancia de aquellos escolares deseosos  de asomarse al conocimiento científico y a las letras; también por carecer del magisterio que emana de las Universidades populares que abundan en América ,como la Juan José Bracho que regenta el gran Chío Zubillaga; aquellos estudiantes que se nutrían de su verbo leían ávidamente el marxismo de cartabones, en viejas ediciones soviéticas y chinas, pasadas de mano en mano y atesoradas en viejas petacas lejos de la mirada de la policía política, por obra de personajes dostoyeskanos como Nelson Pérez, el viejo Ramos Leal, Ramón Rodríguez y el viejo Víctor Julio Ávila “vijú”, epígono del inquilino de la casa universidad de la esquina de la calle Bolívar con Ramón Pompilio Oropeza.

La Cátedra del doctor Paucho en aquellos años tumultuosos de la década de los años sesenta del siglo XX, constituía una excepción: su humanismo y su espiritualidad dominante, separaban al mundo cognoscitivo entre las abstracciones y el materialismo hegeliano. Sus enseñanzas sobre Arte universal son memorables, su discurrir por ciudades, personajes y libros fundamentales, era un regalo a la imaginación para aquellos imberbes, muchos de los cuales con una visión angosta del mundo, como corresponde a la cosmogonía y referencia reproductora de hijos de peones y arrieros, fue la famosa democracia la que nos llevó al gimnasio griego aristotélico.

Introducida la psicología en la Escuela venezolana, los textos de Ignacio Burg y los trabajos especialmente consagrados para el magisterio venezolano, por el doctor Luis Beltrán Prieto Figueroa, eran familiares en los planteles haciendo sentir en la asignatura  de Psicología trucada en Puericultura, cosa curiosa se la daban a las puras mujeres, todavía sobrevivía esta mala herencia guzmancista de influencia francesa, por aquello de mantener separado a las hembras y los varones; aquí  el partero y ginecólogo se lucía por su vasta experiencia, y ser uno de los fundadores de la salud pública en la carora post trienio adeco, diletante peripatético encargado de formar a nuestros jóvenes que recién respiran los aires de libertad al expulsar al último tirano .

El maestro Paucho fue un enciclopedista y viajero incansable con ojo Volteriano, sus opiniones y comparaciones le dan ese toque de trascendencia en la pequeña aldea, no repuesta de la profusa narrativa del Chío Zubillaga en la escena europea, de esta curiosidad por acercarse al pasado con el lente Spengleriano muy de moda, publica un volumen hibrido intitulado “Carora”; también de su acercamiento a las letras es su texto autobiográfico: “Recuerdo de un viejo médico”, publicado por Guillermo Morón en las publicaciones de la Academia Nacional de la Historia; confirman en gran medida la aventura vital de un hombre que se entregó en cuerpo y alma a la suerte de su aldea, a sus jóvenes, que escogió a la escuela como instrumento de socialización , dentro de la mejor tradición robinsoniana-rodrigueana.

El doctor Paucho vive entre nosotros a través de la ficción, Juan Páez Ávila se ha encargado de recrearlo en sus paraísos perdidos: “El balcón de los Álvarez” y “Los coroneles de Carohana”, dan fe de un personaje funambulesco que vivió vagando en una casa laberíntica, entre cervezas y chupadas de cigarrillos negros, al final de su vida en un lecho churrigueresco, contemplando desde el balcón que da a la plaza Bolívar el hormiguero social y su cronología anillada, y en esa pose de Pablo de Tarso recrear su aventura rouseauniana.UNO-copia-6

Repost 0
Published by Juandemaro Querales - en Ensayo
Comenta este artículo
23 junio 2012 6 23 /06 /junio /2012 00:52

Por: Juandemaro Querales

Los días finales del régimen militarista, implantado por Hugo Chávez hace catorce años, lo estamos viviendo en cámara lenta: deserciones, saqueos al tesoro público y las revelaciones de cómo se maneja el poder judicial, configuran un cuadro dantesco, aunado a la enfermedad irreversible del máximo líder, el cual agoniza lentamente en su retiro del “laguito” en la Habana de los inefables hermanos Castro.

Eladio Aponte Aponte es hoy por hoy el personaje más famoso del país y su fama trasciende nuestras fronteras, de oficial de la Guardia Nacional, donde alcanzó el grado de Coronel, hizo una carrera meteórica en los estrados donde se desempeñó como Fiscal militar, Magistrado del Tribunal Supremo de justicia, allí ocupó la Presidencia de la Sala  Penal de la alta Corte; hombre ligado al proyecto autoritario de Hugo Chávez, era considerado el Magistrado más influyente de la República, a quien se le encomendaban los casos más sonados en donde el régimen hacia recaer todo su interés malsano.

Producto de las investigaciAPONTE.jpgones llevadas a cabo por la justicia norteamericana, comienzan a señalarse altos oficiales y funcionarios del alto gobierno, como colaboradores o miembros de los carteles de la droga, denuncias que llegan a su punto más alto las revelaciones de Walid Makled, el narcotraficante venezolano  considerado por la DEA, como el quinto narcotraficante a nivel mundial, por lo cual es requerido por la justicia norteamericana; detenido en Cúcuta Norte de Santander, en una operación conjunta de inteligencia, donde se coaligaron el DAS y la DEA, este cabecilla del negocio de los alucinógenos, contó que posee una nómina extensa donde figuran militares como Henry Rangel Silva, Cliver Alcalá Cordones, Hugo Carvajal y los civiles Freddy Bernal y Amílcar Figueroa.

En marzo de los corrientes cuando tocó seleccionar y juramentar a los Magistrados del Alto Tribunal de la República, en la quiniela no apareció Eladio Aponte Aponte, el argumento que se uso para excluirlo fue la acusación en su contra de poseer vínculos con Walid Makled, por lo que su nombre fue pasado al Consejo Moral Republicano para recomendar a la Asamblea Nacional su destitución, atribuyéndole la autoría de expedirle un carnet al capo Makled.

Cuesta creer que un funcionario del nivel de Aponte, se haya prestado para semejante marramucia: fabricación de expedientes para condenar  a  personas inocentes, violando el debido  proceso, solo para llenar las ambiciones de poder de una mafia que se apropió de la República, tratando de engañar a la opinión pública de hechos tan condenables, como los sucesos del 11 de abril de 2002; proceso contra Manuel Rosales del Zulia o el de la jueza María Lourdes Afiuni; por citar los más resaltantes pero este gang de la Vicepresidencia de la República, condena o absuelve, según el visto bueno del déspota de turno, o de un agraciado del gobierno, o de los boliburgueses que quieran apropiarse de los bienes que han tenido la desdicha de ser confiscados.

Las revelaciones de este ex magistrado permiten hacer una radiografía del estado actual de la nación, una sociedad destartalada donde una corte de arribistas y oportunistas se han asociado con todo tipo de delincuentes, hoy estos malhechores disfrazados de gobernantes atacan con saña a los que han decidido brincar la talanquera, para salvar el pellejo, diciéndole al país como operan estas mafias de ladrones. Tarde o temprano esta caída del círculo de poder, hará posible la transición, marcada por el fin del líder máximo, metáfora que ilustra con lujo de detalles la tragedia que le sobrevino al pueblo venezolano, el mismo que apuesta a las elecciones del 7-O, como forma pactada a fin de evitar una insurrección popular, opción buscada por algunos colectivos armados con estrecha relación con el gobierno, convertir el país en forajido donde campee el terrorismo y el narcotráfico.

Abril de 2012

Repost 0
Published by Juandemaro Querales - en Ensayo
Comenta este artículo
23 junio 2012 6 23 /06 /junio /2012 00:45

PRESOS.jpgPor: Juandemaro Querales

La crisis carcelaria en nuestro país es noticia mundial, el grado de organización y bestialismo de sus prácticas para llamar la atención, revelan el reacomodo del poder político, la ferocidad de un despotismo y una zona gris, que es determinante a la hora de planificar el futuro de una anómica sociedad.

La población carcelaria venezolana se compone de 30 mil reos, distribuidos en 28 penales, constituyendo una de las muestras menos numerosas de la región, de manera que sorprende, como este escenario se ha transformado en un verdadero polvorín, donde conviven presos comunes, narcotraficantes, jefes de carteles, cuyos hilos se extienden por toda la sociedad, haciendo inviable el actual modelo híbrido seudodemocrático militarista.

Organizados de manera piramidal, la delincuencia que pulula en estos antros, ha estereotipado el modelo de los “maras salvatuchas” de Centroamérica, caracterizada por su maldad y su asociación con los carteles de la droga mexicanos y colombianos. En el organigrama observamos que a la cabeza de la organización criminal se encuentra el Pran, máxima autoridad de cada penal, secundado por los Luceros de extracción cristiana protestante, son los enlaces entre jueces y algunos políticos corruptos , también miembros de nuestras fuerzas armadas; después siguen unos anillos de seguridad, en la base de la pirámide las fuerzas de tareas, verdaderos batallones que imponen el dominio en los diversos pabellones, cuentan con un arsenal sofisticado, matan sin piedad por la posesión de los espacios tanto adentro como en la calle, para controlar la distribución de drogas, el secuestro y el sicariato.

Lo que vimos los venezolanos durante estos últimos días en la Penitenciaria  caraqueña conocida como la Planta, es la evidencia más cruda de la postración de un Estado, paralizado por la corrupción de algunos integrantes del alto gobierno. La impunidad con que actúan estas organizaciones de criminales, quienes agarraron el mando en los penales, y para ello desplazaron a sus carceleros para dirigir desde allí el suculento negocio del narcotráfico y los crímenes colaterales, paisaje cotidiano que se observa en todo el país , forajidos envalentonados porque saben que no van a ser juzgados y menos castigados.

En el Centro de Reeducación y Trabajo Artesanal de el Paraíso, conocido como la Planta, estalló un conflicto de intereses de la misma dimensión del Rodeo I y Rodeo II en Guatire, hace un año; donde los presos dirigidos por el Pran máximo Yorvit Valentino López, conocido como “Oriente”, puso en jaque a un ejército, revuelta que durante un mes colocó en tela de juicio la capacidad del gobierno y la Fuerza Armada, para evitar cualquier brote de anarquía; situación que terminó después de arduas negociaciones, donde no hubo rendición ya que el Pran y sus Luceros lograron escapar en las narices de las Fuerzas de seguridad. Tiempo después uno de los Luceros del Pran “Oriente” Robert Suárez “el Chingo”, asume como Pran máximo  la dirección de la revuelta en el penal capitalino. Conflicto que se inicia con la protesta de los familiares, quienes se negaban a salir del penal al término de la visita de los fines de semana, a fin de evitar el traslado de sus familiares presos a otros penales de la República.

El clima de guerra que se vivió durante 27 días  en la populosa parroquia caraqueña de el Paraíso, a pocas cuadras del Comando General de la Guardia Nacional y del CORE 5, sembró de heridos y muertos a los habitantes de esa parte de la ciudad; guerra desigual donde unos presos y sus colectivos llenaron la ciudad de plomo y pólvora, haciendo uso de armamento pesado como: FAL, AK-103, granadas, bombas lacrimógenas, resistiendo como unos numantinos cualquiera al asedio de militares probados , como cualquier teatro de guerra se desplegaron soldados en traje de fajina, tanques blindados y francotiradores apostados en las azoteas de los edificios cercanos, en las copas de los árboles, adornando el paisaje integrado por puentes, distribuidores de la autopista, torres almenadas, y para completar el decorado goyesco humildes familiares durmiendo a la intemperie, recibiendo lluvias torrenciales, gases lacrimógenos y peinillazos.

Los Pranes y sus planes por negociar sus espacios ganados en la zona gris, definición adoptada por Rigoberto Lanz  para comprender el fenómeno del poder, seguirá armando trifulcas y rebeliones en cada uno de los penales nacionales, mientras este Estado paquidérmico y centralista empleará a fondo alguna Iris Varela, quien seducirá a los metecos una y otra vez encandilándolos con el espejito de la libertad, aunque para ello tenga que violar la Constitución y las Leyes.

 

Mayo de 2012

Repost 0
Published by Juandemaro Querales - en Ensayo
Comenta este artículo
23 junio 2012 6 23 /06 /junio /2012 00:26

carlos.jpgPor: Juandemaro Querales

Acaba de morir físicamente uno de los grandes de la inteligencia latinoamericana: Carlos Fuentes, miembro destacado del Boom literario, aspirante  permanente al Premio Nobel; después de 86 años de vida nos deja, cuyo fin impidió que se coronara en el Olimpo de Estocolmo; ya que la lengua española es seleccionada cada veinticinco años para conceder tan atesorado galardón.

Con Fuentes se cierra un capítulo que se inaugura con la publicación  de “La región más transparente”, pero será  con “La muerte de Artemio Cruz” que se dará a conocer en la literatura universal; con “Aura” una novela instrumental donde se combina la historia y la ficción, con el fin de dinamizar la literatura del momento en nuestra lengua, que aun permanecía atada  a los viejos cánones de los localismos realistas.

El recorrido por la historia del PRI (Partido de la Revolución Institucional), dictadura perfecta a decir de Mario Vargas Llosa, durante sesenta años ejerció una singular tiranía como producto de una épica que arranca en la aurora del siglo XX en 1910, pasa por un romanticismo enjugado por unas masas, blandiendo el rifle y la canana, para seguir ciegamente los designios de don Doroteo Arango (Pancho Villa) en el norte, y a Emiliano Zapata en el sur; explotando para ello el sentimiento antilatifundista en un México que todavía  no termina de asimilar el fin  del reinado de Porfirio Díaz. Esa historia moldeada en arcanos positivistas nutre al tendido político que a manera del Imperio Azteca, va a monopolizar  hegemónicamente la vida de México durante gran parte del siglo XX. “La Muerte de Artemio Cruz” es la relación apretada de la larga tiranía  por parte de los caciques que se imponen de forma dinástica los poseedores del PRI y su talismán la bendita revolución. Todo se resume en la muerte de un conspicuo representante de la revolución: “Artemio Cruz”; el relato gana vida en el instante de su muerte, agonía que requiere de 12 meses a fin de mostrarnos un friso de Ciudad de México, la fauna en el poder y todo el hedor que destila esta barroca sociedad.

Fuentes, es un intelectual riguroso, académico, hombre de gabinete como su maestro Alfonzo Reyes, nacido en Panamá por accidente, ya que su padre diplomático de carrera, representaba en el Istmo los intereses de México. Por lo que estudió en grandes capitales como Madrid, Paris, Buenos Aires y Río de Janeiro; sigue los pasos del padre abrigando la carrera del servicio exterior, como otro grande de la literatura Octavio Paz, relación que termina con la matanza de Tlatelolco durante las Olimpiadas de México del 68 en el gobierno de Díaz Ordaz, acontecimiento que son rechazados y cuestionados por el autor de “Las buenas conciencias”.

Su fino olfato de ensayista y analista de los modelos políticos, el curso de las artes y la evolución de una cultura que ya se codea con lo mejor de la tradición occidental, las reúne en sendas reflexiones como su texto ya clásico “La Nueva Narrativa Contemporánea Latinoamericana”, donde hace un repaso al  Boom y sus antecedentes, dándole un justo valor a Gallegos, Asturias, Guiraldes y a Carpentier, y en lugar destacado al argentino Julio Cortázar  a quien compara con Simón Bolívar, por su esfuerzo en liberarnos del provincianismo de nuestras letras.

Para los críticos tradicionales del continente, Fuentes es el menos torremarfilista de nuestros emblemáticos escritores, es un anglosajón  que escribe en base a estudios factibles, con investigaciones más propias de los saberes que integran las ciencias sociales, como la historia que la redescubre esta generación, en eso va a coincidir con un Leopoldo Zea, pero que en el pensar mexicano va a tener verdaderos talentos: Carlos Monsiváis  y Enrique Krause.

Es notoria su “Terra Nostra” galeote con el que ganó el Premio Rómulo Gallegos, especie de “Grandeza Mexicana” de Bernal Díaz del Castillo, recuento del México prehispánico, su elaboración simbólica, con lo europeo  como sistema de representación  dominant-expoliador. Sus reflexiones sobre la escritura del continente, lo vuelven a ocupar, como sus teorías sobre el viejo Boom y sus deudas; pero por el cansancio y el acartonamiento sus últimas líneas adolecen de olvido e ignorancia, ya que no trata de la generación de postboom, por ejemplo se le critica su no inclusión en sus ensayos a Roberto Bolaños con sus “Detectives Salvajes”.

Junio de 2012.

Repost 0
Published by Juandemaro Querales - en Ensayo
Comenta este artículo
13 abril 2012 5 13 /04 /abril /2012 19:18

El manager de los Marlins de Miami Ozzie Guillén, quien con su verbo atrabiliario y extravagante, se ha convertido en toda una celebridad, opinando sobre cualquier cosa, siempre buscando soliviantar los ánimos.

Sus declaraciones dadas recientemente a la Revista Times, donde afirma “amar a Fidel Castro, por haberse mantenido durante cincuenta años en el poder”, despertaron la ira y la condena de la comunidad cubana de Miami, ciudad que alberga nada menos que a los Marlins, equipo de beisbol donde el “gran” Oswaldo Guillén se desempeña como conductor del team de grandes ligas.

El manager venezolano convertido en un ídolo de multitudes por ser el primer latino en ganar una serie mundial, cuando en el 2005  llevó a los Medias Blancas de Chicago a obtener el máximo reconocimiento de la pelota, haciendo florecer las glorias marchitas del conjunto de la Ciudad de los Vientos,  que no ganaba esa distinción desde 1915.

La proeza del venezolano en las grandes ligas, no ha sido una lindura, integrante de una generación de latinos que se abrieron paso a punta de batazos y calidad, ya que Guillén ex-jugador  de las mayores como short stop, también vistió la camiseta de los White Sox, como Alfonso “chico” Carrasquel, el gran Luis Aparicio, único venezolano en figurar en Copperton, también la figura del día Omar Visquel; pero Ozzie Guillén tiene un defecto o mejor una virtud y es que se va de la lengua.

Las bondades de Guillén pueden compararse a las de Cassius Clay o Muhammad Alí en su momento de gloria, guardando las distancias, quien con su valentía en el ring y su inteligencia se unió a las voces que condenaron el genocidio que llevaba a cabo Estados Unidos en Viet-Nam; negándose a alistarse en el ejército, quemando la libreta de conscripción, provocando  que lo despojaran del título mundial de los pesados y fuera a parar a la cárcel; también Alí o Clay como Musulmán negro ayudó a la causa de los negros por la igualdad de los Derechos Civiles, movimiento que lideralizaba Martin Luther King.

Hablar de la admiración que siente por Fidel Castro, desde la posición en que se encuentra, la Flórida, bastión del anti-castrismo en Estados Unidos, es una locura, allí en ese estado de tradición hispana, reside más de un millón de exiliados cubanos, que desean encarnizadamente el fin de la hegemonía de los hermanos Castro. Esta colonia después de cincuenta años desde Havana litle, han llegado a forjar un poder en el fuerte holding del Capitolio Federal: el líder de los Tea Party Marc Rubio, y la congresista Ileana Ros-Lehtinen, presidente de la poderosa Comision de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes del Congreso, se cuentan entre las individualidades más influyentes de los republicanos y por ende miembros del establecimiento político de Norteamérica, a esto es a lo que se enfrenta el gran Ozzie Guillén en la patria de Paul Auster.

Fidel Castro a lo largo de su extenso historial, ha concitado la admiración de individualidades ligadas a la intelectualidad y al deporte: Graham Green; Hug Thomas; Jean Paul Sartre; Gabriel García Márquez; Mario Benedetti; José Saramago; Maradona el gran pelusa, su admiración por la revolución cubana lo llevó a tatuarse los rostros del Che Guevara y Fidel en ambas piernas. No siendo poca cosa las opiniones vertidas por el ex manager de los White Sox, sobre Castro y Hugo Chávez, estas cayeron como un huracán  en un medio tan determinante como el circo sidera habermasiano, donde  el básquet de la NBA y el beisbol de la MLB, deciden junto con Hollywood el comportamiento de amplias masas en el mundo, como miembros del rebaño, especie de Hermano Mayor de Orwell en las pantallas de ESPN el gigante de los deportes.

El gran Ozzie Gullén y sus impertinencias, vibrarán por un gran tiempo, salvando sus escarceos con la maestra venezolana que lo llamó ignorante, este jugador y estratega del beisbol, descubrió que lo insulso y baladí , puede combinarse con “admiración” a figuras  consideradas unas bestias negras, para jugar al estilo de Juan Pablo II, en eso de hacer con una mano una buena acción y borrar con los pies lo predicado, avanzar con mano de seda y responsabilizarse del pasado con solo pedir perdón, es en esencia seguir manteniendo las eternas posiciones de la hipocresía que se respira en estos tiempos.

Abril de 2012

Repost 0
Published by Juandemaro Querales - en Ensayo
Comenta este artículo
24 febrero 2012 5 24 /02 /febrero /2012 17:52

HUGO-copia-1.jpgPor: Juandemaro   Querales

Celebrar los veinte años del fallido golpe del 4F, con una fanfarria  y alarde de poderío militar, significa que la Revolución Bolivariana pasó  a otra fase, donde el colaboracionismo y el cinismo  por conservar un arremedo de democracia, se aparta a un lado para darle protagonismo al militarismo.

Convertir un golpe chapucero en un hecho glorioso, de la misma dimensión que la Batalla de Carabobo, viene a llenar la ambición y el despropósito de un jefe, y unos hechos deleznables, que pasaron a la historia como una felonía y traición a su juramento, los cuales necesitan una falsificación a fin de envolverlos en bronce , capaz de hacerlo digerible ideológicamente, y las masas acepten como un dogma de fe, motivo para su evangelización del nuevo credo castro-chavista, y en donde la buena nueva  es el reencauche de un marxismo autoritario abandonado por 46 naciones a finales del siglo XX.

Invertir 20.000 millones de bolívares en aquella parafernalia donde echaron a rodar: tanques rusos, sistemas misilísticos, helicópteros, fusiles Dragunov, kalasnikow, aviones Sukhoi, y la milicia brazo armado de Hugo Chávez, integrado por indigentes y viejos  que a manera de guardia pretoriana, amenazan a la población civil como banda de choque en invasiones de tierras y confiscaciones de edificios. Durante  más de tres horas el autócrata de Miraflores, vivió sus momentos de mayor gloria de sus tres lustros de gobierno, enloqueciendo con su megalomanía y provocando la envidia a Raúl Castro, oxigenando las proezas marchitas de tiranos sanguinarios que han apelado a los ejércitos para cebarse en todo aquel que piensa distinto: Hitler, Mussolini, Franco, y aquí en América: Perón, Trujillo, Strossner, Pinochet, Videla.

Convertir un hecho tan simple, como un golpe fallido, con cientos de soldados inocentes muertos  conducidos bajo engaño de un desfile en un día patrio, para después emplearlos en el asalto a los recintos emblemáticos del poder: Miraflores y la Casona; tiene un solo fin: crear en el imaginario una elaboración mítica, capaz de elevar al líder al Olimpo de las deidades marcianas, para morir por el cacareado socialismo en su lucha contra unos burgueses sin corazón. Puro artilugio, proeza de utilería en el drama pirandelliano, donde unos obcecados juegan a la guerra del fin del mundo, haciendo converger en nuestro país a: fundamentalistas islámicos, automistas de ETA, las FARC y el  ELN de Colombia, el HAMAS y el HISBOLLAT, coctel de la muerte donde unos ignorantes sueñan con poner fin a la hegemonía de Estados Unidos.

El fin del socialismo amantado con petrodólares, mantenido con un excedente producto de las alzas permanentes del barril, le permiten al autócrata coquetear demagógicamente con las hordas de descamisados, cambiándole limosnas por obediencia ciega; también tarifar por el vecindario a gobernantes sinvergüenzas, chulos y pedigüeños como: Daniel Ortega, los Hermanos Castro, ni que decir de Rafael Correa y Evo Morales. El jefe que se cree obedecido y adorado mantiene el sanedrín con sus dólares y barriles de petróleo, confiscados a todos los venezolanos, fase final de esta tragedia donde la riqueza de un país y la esperanza de muchas generaciones, es consumida por una cáfila de gobernantes antidemocráticos, que solo les interesa hacer negocios y enredar la política exterior en una nación amante de la paz.

El desfile del 4F organizado con el único fin de intimidar a la franja democrática que cada día se amplía más, atemoriza a los militarista, mayoría que marcha aceleradamente  buscando sustituir y desterrar de nuestras fronteras el modelo autocrático; quedará en el imaginario  para ser recordado como la fiesta macabra con un telón de fondo integrado por una chatarra bélica, basura vendida a muy alto precio a unos ingenuos de espejitos y cuchillos. En los planes del déspota estaba el de dejar establecido una dinastía que se eternizara con ellos saqueando los dineros públicos y la mayoría integrando la masa de siervos que solo deberían estirar la mano para que le extiendan una hogaza de pan.

 

 

Febrero de 2012

Repost 0
Published by Juandemaro Querales - en Ensayo
Comenta este artículo
1 febrero 2012 3 01 /02 /febrero /2012 14:42

Por: Juandemaro Querales

 

 

La intervención de María Corina Machado, el viernes 13 de enero en la Asamblea Nacional, en ocasión de la presentación de la Memoria y Cuenta del Presidente Hugo  Chávez, marca un antes y un después en el largo reinado del chavismo.

 

Con su afirmación de “la expropiación es robo” los supuestos verbales del Socialismo del siglo XXI y sus artilugios totalitarios demostraron una vez más su inconsistencia; ese día terminó el monologo y la incontinencia verbal, para plantar ante el país el diálogo y la posibilidad cercana de sacar a Hugo Chávez del poder, evadido de la realidad y confundido con su momento, vive solo como objeto de adoración, de un culto que lo tiene como un mesiánico.

 

De la diputada Machado se esperaba que rompiera la atmosfera idílica a decir de Armando Duràn, que se respira en un cuasi parlamento, donde la bancada de oposición vive de forma esquizofrénica; la jefe de SUMATE ha debido en su momento señalar a Chávez de ser responsable de los 200 mil muertos que ha dejado la violencia en los últimos 14 años, cuando se instaló la Asamblea y el primer mandatario preguntó a los tribunos, si él tenía responsabilidad de aquella ordalía. Aquellas esfinges prefirieron disfrutar de las jugosas prebendas que les brinda ser representantes del pueblo y no encarar al díscolo personaje.

 

María Corina Machado es una figura política destacada, tiene como credencial la autoría de haber motorizado el Referéndum Revocatorio en el 2003; dos millones y medio  de firmas  obligaron al gobernante a consultar al electorado, situación de minusvalía que lo lleva a entregarse en los brazos de Fidel Castro, quien rápidamente acude al llamado despachando treinta mil cubanos, que coparon la salud, el deporte, la inteligencia del Estado, generando las famosas Misiones, ayudado por un CNE incondicional, juegan alegremente con fechas para llamar a  votar, produciendo el milagro de apuntalar nuevamente a un gobernante disminuido.

 

Los tiempos en que Hugo Chávez creía en su cualidad divina, ha pasado, la convicción de los venezolanos del mal rumbo que han tomado los acontecimientos, convencieron a millones de electores que ya Chávez agotó su tiempo, encrucijada donde se avizora un panorama difícil; con esto no quiero pecar de optimista porque derrotar a este señor  requiere mucha capacidad, a sabiendas de que es un pícaro y pájaro bravo, un rival de cuidado. Las últimas derrotas que ha recibido le resbalan en su duro cuero de cobalto; por lo que resulta imperioso convocar hasta el último votante, para no vivir en la incertidumbre de no saber con cuantos sufragios se alcanzó la victoria, táctica dilatoria donde ellos son duchos para decorar y arreglar los resultados.

 

El ejemplo de María Corina Machado fortalece al mundo político, caracterizado por lucir desorientado, creyendo estos ingenuos que se enfrentan a un demócrata, capaz de aceptar su derrota, pura pamplina de algunos necios que se hacen los indiferentes para no meterse con la artillería del despotismo.

 

Cuando la Concertación de Socialistas  y Democristianos le ganaron el Referéndum a Augusto Pinochet en el Chile de la década de los noventa; se dice que el gesto de Ricardo Lagos de acusar al dictador por televisión al señalarlo con el dedo, mostró a un pueblo sometido que debía de jugárselas todas y enterrar la tiranía. El coraje de María Corina Machado debe de marcar el final de este autoritarismo militar, que no para en mientes a la hora de atacar a sus oponentes.

 

Los representantes de la MUD en la Asamblea Nacional han agotado un tiempo valioso, sirviéndole al régimen en su invisibilización y así decirle al mundo que hay democracia, solo una entelequia para distracción del tirano provocador. Gestos como el de María Corina Machado el viernes 13, cuando sorprendieron a un confiado autócrata a las casi  10 horas de galimatías, enredándolo y sacándolo de quicio, con esta intervención de la diputada más votada en la última elección finalizan años de fastidiosos mítines, gastados clichés y mentiras a granel. La función asignada por la dictadura de convidados de piedra a estos legítimos representantes ha llegado a término y preludia la segura derrota de manera vergonzosa que les espera el 7 de octubre.

 

Enero de 2012

 

Repost 0
Published by Juandemaro Querales - en Ensayo
Comenta este artículo

Presentación

Enlaces