Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
23 marzo 2010 2 23 /03 /marzo /2010 21:32

Con este título prestado de Orlando Araujo, empleado por él para describir a la Caracas de los años sesenta; nos viene al dedo para acercarnos a la situación que vive un pueblo y una región , con hondas raíces en el devenir de la historia continental; desespero, muerte y desaliento es lo que se respira en la sultana del Morere; atrás quedó el bucolismo  en que vivió la aldea, en una tradición inaugurada por Oviedo y Baños en su Historia de la Provincia de Venezuela y que permaneció inalterable hasta no hace mucho.

La violencia que se instaló en los estados centro-occidentales venezolanos, ha cambiado de cuajo la vida de millones de personas de esas provincias, quienes ven sustituidos sus antiguos valores antropológicos, por unos correspondientes a pueblos fronterizos, inmersos en torbellinos calcados de la globalidad. Lo que pasa en la costilla norte del Estado Lara, puede emparentarse fácilmente con las regiones limítrofes de México con Estados Unidos: Nuevo León y Chihuahua, donde operan los terribles carteles de la droga de Juárez y Querétaro. Siempre sin subestimar -la experiencia local- es posible que estemos transitando la vía del despeñadero, cuyo final es nuestra segura desaparición.

La cara siniestra del secuestro, el crimen y la extorsión, sustituyeron la cotidianidad de campanarios sueltos a rebato, bandadas de pájaros y juegos infantiles, en aquellas calles solas, llenas de sol y cargadas de polvo; por la metralla, el carro sin placas y el genízaro anónimo con pasamontaña.

Por qué seleccionar a este pueblo colonial sumido en un letargo del siglo XVII, para  torturar, desaparecer y matar a una porción humana, que se ha caracterizado como de las mejores del continente: próceres, ministros del culto, tribunos políticos, y sobre todo la harina de la tierra: músicos, poetas, escritores: soñadores todos de una sociedad más equilibrada. En algún momento de nuestra inocencia insomne, algún mefistofélico  operador nos cambió el rumbo, estos  sujetos son los que identificamos como informantes   y proveedores de techo y refugio  para los nuevos verdugos.UNO-copia-2.jpg


Desde la época del temido “Indio” Reyes Vargas, inmortalizado por el novelista Juan Páez Ávila, en su memorable libro “Los coroneles de Carohana”, nunca se había vivido en ascuas; crispación que se nota en la malicia mostrada por sus pobladores, desconfianza generalizada que ahora se acrecienta con la toma militarizada de nuestra querida aldea. Estado de sitio que es un paliativo que asusta por momentos, para después sentir nuevamente las garras y los dientes de los moros otomanos, resumidos como un muestrario de las sociedades cerradas de la antigüedad; un destino trágico acompaña a sus miembros: hermanos, cuñados, primos; no hay discriminación  para engullirlos, se llega al paroxismo  al intentar asesinar al poeta Leonardo Pereira Meléndez, escritor celebrado de esta Alejandría de los trópicos.

 

La suerte de muchos coterráneos, lo cual sería largo enumerar, que viven y vivieron el calvario de verse reducidos a una cloaca, a un agujero o a unos parajes lejanos rodeados de animales furiosos; pero me detendré en Mario Oropeza, no por sus riqueza material, si no por los servicios que legó a la sociedad, en especial sus aportes al mejoramiento de nuestros rebaños de ganado vacuno: paz a sus restos.

 

El que una urbe recoleta y tranquila, que vivía de su sueño colonial de pandereta, crinolina, haya transitado el camino del infierno, conformado por diablos armados y sanguinarios a la hora de actuar; constituye una amenaza latente sobre nuestros pueblos; la grandeza consiste en pensar que de esta encrucijada podemos salir; gracias a la voluntad de pueblos y representantes destacados, que saben que las hordas venidas del norte se han sucedido intermitentemente a lo largo de la historia y son derrotables.

 

Marzo de 2010

Compartir este post
Repost0
20 febrero 2010 6 20 /02 /febrero /2010 16:40

Para el 20 de febrero de los corrientes estaremos cumpliendo veinte años, tiempo durante el cual hemos vivido las verdes y la maduras, sabedores que el trabajo cultural en una sociedad como la nuestra : no es la de tejer y cantar. Época de transición donde reapareció el viejo rostro del despotismo y ahora con cariz totalitario.

 

Esta celebración -no es completa- ya que por razones de causa mayor no vamos a otorgar los Premios en: Literatura, Periodismo, Artes Visuales e Historia; con los cuales la institución honra a destacados artistas e intelectuales tanto de nuestro país como de Latinoamérica y España.

 

El intento fallido de asesinar a Leonardo Pereira Meléndez, el pasado mes de diciembre, por su papel destacado en el foro y la academia de la región, que causa envidia en algunas almas malévolas; motivó a que los citados Premios anuales se suspendieran por este año, por ser Leonardo Pereira alma y motor de esta iniciativa.

 

Para el Ateneo de Carora “Guillermo Morón”, llegar a los veinte años de existencia, constituye  una odisea, sin caer en una reláfica de frases lastimeras; trabajar con la cultura sin asignaciones del Estado, ni con mecenas; es una proeza y busca derrotar la centralización del área cultura ensayada por el gobierno; todo esto para hacer de esta disciplina simplemente una estructura para divulgar las bondades de una ideología, que promociona el paraíso en la tierra reservado exclusivamente a obreros y campesinos, guiados por la teoría marxista-leninista.

 

 

Librar una pelea contra el Goliat ideológico, requiere en primer lugar: valentía y después perseverancia para no claudicar, en un país de segundones, porque  así como gran parte de los representantes del mundo de las ideas adversan la tiranía; hay algunos  que prefieren callar y aceptar ovejunamente el desmantelamiento del Estado venezolano, a fin de complacer los apetitos desmedidos por el poder puestos en práctica por el  tirano.

 DOS-copia-2.jpg

Escribir y agitar en el sentido de la confrontación de las ideas, paradójicamente en un momento de extrañamiento de ellas, es también hacer patria; actividad que ha permitido  que no se haya impuesto la tiranía a secas; las ideas, los hombres y las mujeres que las aplican  son la garantía de que los bárbaros, no terminen por imponer la larga oscuridad del totalitarismo.

 

Cuando la sociedad toda, venza a ese monstruo de la hidra que es la dictadura de cuño soviético, los hombres y las estructuras como éstas deberán acompañar al gran colectivo a reconstruir lo dinamitado, de estas ruinas deberá salir un nuevo país , curado de espantos dictatoriales, dotado de memoria para no estar esporádicamente dando salto mortal sin red.

 

Llegar a la veintena de años, es un reto y una  bendición, por el papel que nos asigna el país de los soñadores, espiritualidad para acompañar a una nación desbocada que está insurgiendo por los cuatro puntos cardinales, exigiendo el fin de las provocaciones, para así saciar las más bajas pasiones  y que la prédica oficial la santificó con el himno de la violencia y el derramamiento de sangre entre hermanos. Cuando en el país se restituyan la sensatez, y las prácticas civilizadas del buen gobierno, refundaremos estos tejidos organizados y haremos arte a tiempo completo, sin el temor a que un tirano te pise los talones.

 

Febrero de 2010

Compartir este post
Repost0
11 febrero 2010 4 11 /02 /febrero /2010 14:46

 

La huelga de hambre infinita que mantiene Franklin Brito, productor agropecuario cuya lucha ya es legendaria contra la decisión de Elías Jaua, titular de Agricultura y Tierras, de despojarlo de una pequeña finca en el sur del estado Bolívar, donde como conuquero sembraba ñame.

 

La política agraria del gobierno de Chávez, caracterizada por desempolvar viejas banderas que se creían  enterradas, desde la época de las insurrecciones campesinas de Aragua durante los años 46 y 47 del siglo XIX, y donde  tuvo una actuación destacada un joven afiliado al club liberal  partidarios de Antonio Leocadio Guzmán, nos referimos a Ezequiel Zamora; tótem que integra el catecismo chavista del árbol de las tres raíces: Bolívar, Rodríguez y el “general de hombres libres”.

 

De esta reedición de las luchas por la tierra, que movió la América Latina durante buena parte de  los siglos XIX y XX; el tándem: Elías Jaua y Juan Carlos Loyo, titular del instituto de tierras, ostentan el record guinnes por haber convertido más de 2000 hectáreas en producción en un desierto, en una puna, donde solo hay miseria  y excusa para servir de decorado adornado con tractores iraníes para que el Líder Máximo trasmita su Alo Presidente. Una verdadera tragedia, ya que los pocos rubros que se producían  no afloran al mercado, en su lugar carnes y vegetales se importan de Brasil y Argentina, abarrotando las bodegas de Mercal.

 un.jpg

La estupidez de esta revolución en el campo, ha llevado a destruir las tierras en producción, para hacernos más dependientes de las importaciones; talón de  Aquiles de este proceso, ya que la inflación, la recesión y el no disponer de dólares, han provocado el desabastecimiento.

 

Para el productor agropecuario Franklin Brito -transformado en un artista del hambre- , quien a lo largo de su protesta  ha ensayado diversas maneras  de llevar su ayuno, a fin de llamar la atención de la opinión pública: huelga de sangre, amputación de  un dedo. Todo esto ha hecho que el país y el mundo se solidaricen  con la causa de este aguerrido conuquero: la comisión interamericana de los Derechos Humanos, la OEA, han pedido al gobierno de Venezuela que ponga término a este reclamo.

 

En estos largos meses de huelga de hambre, donde el ayunador  ha perdido más de cien kilos, diversos funcionarios han desfilado por la sede de la OEA en Caracas, lugar escogido para tender su colchoneta y pancartas, para darle respuesta a sus peticiones: Ministros, Presidente de la Asamblea Nacional, altos directivos del ministerio del ramo; todas mentiras, ofertas demagógicas, ninguna de las salidas tiene asidero jurídico  para devolverle las tierras, las cosechas y los aperos confiscados.

 

Un sistema que se precia de hacer suyo, aquella vieja conseja, “de que la tierra es de quien la trabaja”, le responde como terrofago sometiéndolo a la burla y al escarnio al valiente Franklin Brito. Un gobierno ruin -que acabó con la producción de nuestros campos- y que un ayunador  solitario los desenmascaró en sus reales intenciones; acaparar la tierra , sumarla a los más de 28 millones de hectáreas que ya poseía el Estado, para obligarnos a vivir de la caridad gubernamental de las misiones.

El último expediente usado por Elías Jaua y sus compinches, es el secuestrar a Franklin Brito e internarlo en un pabellón psiquiátrico; método a decir de Tulio Hernández, desempolvado de la vieja Unión Soviética y empleado en Cuba para acallar a la disidencia; con este capítulo de la enfermedad mental  la lucha del productor de ñame entra ya en el peligroso laberinto de los sistemas totalitarios, que atacan con ferocidad cualquier oposición.

 

Franklin Brito  con los estudiantes se ha convertido en un símbolo de lucha contra las arbitrariedades de un sistema, que creía cancelado todos los escenarios para oponerse al retroceso de sociedad que se quiere implantar en Venezuela a cualquier costo.

 

 

Enero de 2010

Compartir este post
Repost0
28 enero 2010 4 28 /01 /enero /2010 19:32

En mi casa siempre hubo una foto guindada de Rafael Caldera, lucía como el Gardel del “Día que me quieras”; la razón: mi padre fue fundador de COPEI en Lara; de militancia comunista de muy joven, mantuvo una gran amistad con Chío Zubillaga Perera y con el poeta Segundo Ignacio Ramos; su afiliación posterior al conservadurismo lo sitúa, a decir  de Andrés Eloy Blanco, en una rareza para un hombre negro.

 

El “doctor” Caldera como le decía el pueblo venezolano, fue un ejemplo de político tradicional, que fue escalando posiciones en el mundo del poder en nuestro país, hasta recalar en Miraflores; tiranías y democracias no amilanaron a aquel hombre de ideas confesionales, en una sociedad raramente identificada con la prédica religiosa, después del deslinde del laicismo frente a todo lo que significara el pontificado romano.

 

El COPEI  que surge de la experiencia constituyente del  año 47, la misma parcialidad que se inscribe  en la Centro-Derecha casi hasta  los día de su nano-metamorfosis; momento fundacional donde un Monseñor, Acacio Chacón, constituyentista, en esta memorable Asamblea, rompe lanzas a favor de la organización que propugna la Doctrina Social de la Iglesia y la extiende a través de los Andes, esfuerzo que dio sus frutos al erigirse en bastión invencible en aquellas alturas, ensayo que marcaría el destino de esta tolda para extenderse por todos los confines.

 

A Caldera hay que reconocerle su tesón y verticalidad, que supo forjar con ese otro patriarca civil como fue Rómulo Betancourt, una alianza para turnarse en el poder de forma alternativa, a partir de la reinstalación de la democracia en el año 58.

 

Al ex-presidente yaracuyano suele tildársele de intelectual, en el sentido del manejo de las ideas políticas y sociales, es posible que esto sea un mito más creado por sus delfines, en su intento por fundar una secta socialcristiana. En mi criterio el autor de “Especifidad Socialcristiana” era un animal político que con la sabiduría que le dio los años, supo sortear jornadas difíciles vividas en la Venezuela posterior a la muerte de Juan Vicente Gómez.


 


Este fundador de partidos y redactor de leyes  para beneficiar a los trabajadores, dentro del esquema del Derecho Social; fue un ideólogo, que supo combinar con una praxis política en el foro y en la plaza pública. Algo extraño en una sociedad no acostumbrada a que los civiles detenten las riendas del poder, sin tropezarse con los eternos aspirantes a déspotas por la vía cuartelaria.

 

Este profesor de derecho y sociología del trabajo, en la Universidad Central de Venezuela, le cupo el honor de implementar los dos Planes de Pacificación política más exitosos en América Latina; la incorporación de la izquierda insurreccional a la vida política  formal en su primera presidencia 68-73; y a los militares golpistas del año 92, en su segunda presidencia del 93-98; es histórico el sobreseimiento concedido a Hugo Chávez en el 94.

 

Caldera pasará a la historia por su concurso entusiasta por incorporar a Venezuela a la modernidad, sus gobiernos forman parte de una tradición inaugurada el día después de la huida del último dictador que hemos padecido. La continuidad en la construcción de las grandes obras civiles, el respeto a la pluralidad, y a la existencia de otros poderes de manera autónoma, como forma de contrapeso y control; convierten a este representante de la generación del 36, en un prócer civilista del siglo XX. El único error  de este conductor de masas, consistió en impedir que los más jóvenes de su partido llegaran al poder, la excepción sería Luís Herrera Campins; su apego sensual al poder le hizo mucho daño al modelo que el ayudó a crear; su presidencia transicional del 93-98, agravó las contradicciones al interior del modelo puntofijista; la izquierda archipiélago que lo acompañó en su segundo momento, lo hizo con desgano, aupando a lo lejos fuerzas retrogradas que alcanzarían gatopardianamente el poder, que a esta generación  con los funerales del último mohicano y fundador de Convergencia, se le pusiera punto final con este acto casi de misterio egipcio.

 

 

Enero de 2010

 

Compartir este post
Repost0
25 noviembre 2009 3 25 /11 /noviembre /2009 22:34

La crisis en el suministro de fluido eléctrico y agua potable, evidencia la incapacidad de Hugo Chávez y colaboradores en el desempeño del poder en nuestro país. Nudo gordiano que se le viene a sumar a los jinetes del Apocalipsis del desempleo, la inseguridad y la carencia de viviendas.

 

Para el Socialismo del siglo XXI, mantener las inversiones en infraestructura de servicios, no es prioritario, después de once años de gobierno declarativo toda la infraestructura de servicios entró en una fase de anomia, producto de no recibir las inversiones a tiempo para su ampliación o recambio de componentes y partes; así el gran sistema hidroeléctrico de Guayana esta impedido de suministrar la energía que necesita el sistema interconectado nacional; también el sistema escalonado que trae agua a la capital, proveniente de los ríos guariqueños, hoy amenaza con sumir a Caracas en un desierto, sus embalses abandonados y tomados por la basura y los brujos como el de Las Mayas; desde hace treinta años no se acometen inversiones considerables, mientras tanto sus habitantes son sometidos al racionamiento y a la escasez.

 

Para Hugo Chávez y la comitiva de iluminados que lo acompañan en las riendas del poder, lo de gobernar es solo asunto publicitario, donde la opinión pública vive sumida en una burbuja estratosférica. Otros escépticos -opinan- que los epígonos de Fidel Castro en nuestro país, heredaron por simple reflejo un odio a la ciudad capital, por ser la caja  de resonancia de los males del capitalismo, por lo tanto tiene que ser destruida como la Persépolis de Darío.


 
El abandono y casi desaparición de una infraestructura conformada por: carreteras, autopistas, embalses, centros hospitalarios, Universidades, escuelas, aeropuertos, centrales hidroeléctricas; las cuales eran el orgullo en Latinoamérica, solo se explica por el grado de parroquialismo que muestra una elite ignorante; la cual sacó una gran riqueza fuera de nuestras fronteras para comprar seguidores oportunistas, de un galimatías que se pierde solamente al ver como el servicio exterior , interviene descaradamente en los asuntos internos de las naciones del continente, con esa bestialidad de crear una “base de paz” en la pacífica y organizada Costa Rica.

 

Un gobierno que había corrido con suerte, ya que en sus planes de destrucción del modelo heredado del viejo liberalismo decimonónico: su brujería charlatana se basa  en el aprovechamiento de las grandes obras emprendidas y realizadas por los hombres de la “injusta democracia”, pero esto no fue excusa para beneficiarse de sistemas como la hidroeléctrica, construida a lo largo de cincuenta años gracias a la continuidad administrativa observada por AD y COPEI; el metro de Caracas, el viejo sistema hospitalario, la agricultura de subsistencia de colonias postsegunda guerra mundial: este ingreso a la modernidad referido por Ramón Escovar Salom, fue en parte logrado  gracias a la inyección de sangre de inmigrantes provenientes de Europa central; fue la fórmula que permitió el florecimiento de la otrora tercera economía de Sudamérica.

 

El racionamiento de estos servicios, aflora en un momento coyuntural de cierre del ciclo chavista de dominación, marcado por el desprecio a la voluntad de cerrar el círculo de tiza; una dictadura  silente que ya muestra sus fauces más despreciables; el racionamiento de estos vitales servicios y la receta hecha pública para enfrentarla; movió el piso de una opinión pública indiferente, que exoneraba al hombre fuerte; ahora todo el variado espectro social y político, tiende a señalar al unísono al Presidente de la República de habernos conducido al agujero negro. Si se profundiza la democracia y no surge un necio que le haga el juego al mesiánico, esta anomia puede convertirse en el principio del final de una Revolución empobrecedora y tercer mundista, ejemplo patético de pereza intelectual.

 

 

Noviembre de 2009

 

Compartir este post
Repost0
19 octubre 2009 1 19 /10 /octubre /2009 22:56

Los estudiantes venezolanos, siempre han sido un catalizador de las luchas emprendidas para devolver la democracia y el estado de derecho, cada vez que se entroniza un régimen tiránico.

 

La lucha de los universitarios llamados de la generación del 28; quienes recibieron su bautizo de fuego, en las lóbregas cárceles de la dictadura de Gómez; sacrificio ineludible para quienes -con el correr del tiempo- se convertirían en la elite política de la nación. Al producirse el derrocamiento de la última dictadura de Marcos Pérez Jiménez; ventarrones   maléficos que se creía superados, y no ha sido así  por la fuerza de los acontecimientos; el gobierno de Chávez que surgió de la voluntad de las masas, ha dado un vuelco autoritario, reprimiendo las protestas y la disidencia, cebándose en los claustros académicos como vía futura para la formación de los relevos.

 


Pasada la luna de miel de las masas con el caudillo de Sabaneta, este sector de la pequeña burguesía, se va a erigir en una referencia para galvanizar la oposición a un régimen, que cierra todos los espacios de democracia que aún subsisten. El cierre de RCTV en el 2007, fue la chispa que encendió los ánimos de una juventud, que estuvo ausente por fastidio, del llamado Socialismo del siglo XXI; protagonismo que le devuelve a la sociedad un dinamismo, que se expresa en la modernización del mundo político, fauna relegada y adocenada, y victima de amnesia por lo que consideraba al chavismo una fuerza con características sobrenaturales.

 

La respuesta de un sistema Neo-Totalitario a las protestas estudiantiles, ha sido la de criminalizar el Derecho Constitucional a la protesta; respondiendo con una desproporcionada represión e instruyéndole expedientes criminales a los  lideres del movimiento, quienes van a parar con sus huesos a los calabozos del peligroso sistema carcelario. Con esto, una revolución que carece de obreros, intelectuales y estudiantes, busca por todos los medios imponer el miedo a una parte de la sociedad; casualmente a la que le hace carantoñas, los imberbes líderes, nuevos albaceas de Vargas.

 

La aplicación manu-militari de instrumentos legales anti-constitucionales, como la LOE; han servido de combustible para despertar tanto cuestionamiento, pasándose de una protesta “con mis hijos no te metas”  para convertirse en un problema de Estado; donde el propio Presidente Chávez abusando de su hiperbólico poder, zahiere, insulta y aprovecha para  ofertar su modelo de sociedad prusiana, en sus acostumbradas filipicas de fines de semana, y en aquel pou-purrí  aprovechar para hacer de padre nutricio, de unos jóvenes que -siempre bajo su ojo clínico- son pasto de la propaganda imperialista.

 

 

La detención de Julio César Rivas y la ola de condena que desató en el mundo estudiantil, fue percibido por el régimen como una provocación, que puede levantar a las alicaídas fuerzas de la oposición,  la cual se echa cuchillo en pleno umbral de procesos electorales previstos para el 2010; retrocediendo tácticamente y dándole libertad al estudiante de la Universidad Humbolt; cosa que connota a los ojos de todos como debilidad, en un gobierno que hará todo lo que tenga a mano, para tener un resultado en las urnas de 80-20.

 

No es el recule de un gobierno, esto debe interpretarse como una acción más de un sistema despótico, que se ha saltado todas las barreras de la convivencia democrática, y que es capaz de retroceder cuando ve peligrar sus planes de dominio; atravesándose por los momentos esta rebeldía estudiantil, con lo contagioso de este resurgir  del descontento de las masas populares, por los momentos es parte del paisaje que las huelgas de hambre protagonizadas por los estudiantes se le agreguen las de los obreros petroleros, empleados de la Alcaldía mayor, parientes de los asesinados los fines de semana, los excluidos  del desprestigiado sistema de salud. Un pandemonium que la camarilla militar -puede aprovechar- para imponer un gobierno de facto que mande por decreto.

 

La rebelión de los estudiantes, no es la folklórica de unos comedores de arepas con chicharrón, como la define el  sabio Roy Chaderton; las molestias de este sector -es la misma- del común de los habitantes que integramos el disuelto país, y hoy más que nunca nos consideramos  unos excluidos del llamado Socialismo del siglo XXI, que divide a la sociedad en buenos si estas con el gobierno y en malo si no lo apoyas. El grito de estos jóvenes, configura a todas luces la  resistencia que hay que mostrar a un sistema dictatorial que se quiere imponer desde el gobierno, camarilla que apela a una maquinaria para idiotizar a la población y busca desarmar a la futura resistencia controlando a los escolarizados: Su protesta a pesar del peligro que representa estas acciones en una dictadura, nos hace vivir aires de libertad, convencidos de que la próxima generación no vivirá aherrojada a una tiranía, que se trasplantó del mar de la felicidad, casualmente para convertir a ese muchacho que protesta en un autómata , para que salude de manera marcial al paso del atornillado líder.

 

           
Compartir este post
Repost0
7 octubre 2009 3 07 /10 /octubre /2009 19:30

 

La revolución se traga a sus mejores hijos, con esta vieja afirmación de Marx, parece corroborarse el destino que varios compañeros de armas del Presidente Chávez, han corrido en suerte, desde que el centauro de Barinas ocupa la vieja casa de campo de Doña Zoila de Crespo.

 

El general Raúl Isaías Baduel, representa en la tragedia griega, un personaje de Sófocles, sobre el cual las predicciones del oráculo, lo han perseguido como una sombra, constituyendo su Némesis. La rebelión contra el padre en el patriarcado chavista instaurado; y la no correspondencia con una feminidad que encarna la patria, dispersa en las proclamas de Bolívar y su interpretación de los ilustrados franceses; parecen arrastrar al abismo a este antiguo paracaidista.

 

Señalado por Hugo Chávez como el integrante número seis, de la logia militar que al pie del samán de Güere, juraron romper el orden establecido para instalarse en el poder, apoyados en el tradicional partido militar.

 

                       El general Raúl Isaías Baduel en el centro de reclusión de Ramo Verde

Los hechos de abril del 2001, catapultan a este general, lector de libros esotéricos al primer plano de la elite chavista, convirtiéndose en un icono en el imaginario de los fervientes seguidores del Presidente rojo. Haber insurgido con su unidad de paracaidistas “José Leonardo Chirino” de Maracay, contra la dictadura fugaz de Carmona, el rescate del mandatario preso en la base naval de Turiamo y acto seguido reconocer su legalidad; habían transformado al guerrero de las Mercedes del Guárico, en el Sucre del barroco rococó con que los seguidores del líder bolivariano, adornan su sincrética concepción del mundo.

 

Llegado a lo más encumbrado del poder, a excepción de la presidencia, reservada al sucesor de Bolívar por ser el objeto del culto a la personalidad; Raúl Isaías Baduel pasa de dirigir las divisiones del ejército en la región central, a Comandante General de la infantería y de ahí a la cartera de Defensa; logrando encaramarse sobre sus hombros la presilla del tercer sol, general en jefe en la tradición de Gómez y López Contreras, faltándole solamente la canonización de su figura , para suceder al amado líder, según el santoral bolivariano en uso.

 

La permanencia de los hombres del gobierno, en el sitial y favoritismo a los ojos del Mayor General Chávez Frías, es cosa de vértigo; los que han batido record de permanencia como: Chacón, Cabello; Maduro, Reyes Reyes, Navarro, Iglesia, se caracterizan por su obediencia ovejuna y su ausencia de iniciativas: para un hombre del talento de Baduel, sería muy cuesta arriba que se comportara como Francisco Arias Cárdenas, verdadero saltimbanqui del régimen. Su cada vez mayor independencia de criterio, sobre la marcha del llamado proyecto socialista, lo alejan definitivamente del “cariño” del líder único; tesis y fundamentos que hace  público en su discurso de entrega del Ministerio de Defensa y en presencia de Chávez, se alinea con el modelo liberal imperante  y se distancia del ejemplo cubano, al que  se adscribe el primer mandatario, desde sus tiempos de ostracismo donde se refugia una vez liberado en 1994.

       Durante la época memoriosa de Ministro de la Defensa con su tres soles al lado de Chávez


El ocupar hoy una oscura celda en la prisión de Ramo Verde en Los Teques, junto con el General Wilfredo Barroso y el Almirante Millán Millán; sus colaboradores en sus tiempos de Ministro, presos sin juicio acusados de magnicidio; quienes comparten con el general Baduel el gusto por las lecturas de Deepak Chopra, El Zohar y Juan Pablo Segundo, es un acontecimiento de lo más shakesperiano, donde monarcas y nobles están condenados a vivir las expiaciones de una historia circular, manifestada en la sangre derramada incesantemente. La tragedia del General, resumido en su actual soledad, donde aparece como una isla, entre un gobierno cada vez más solitario y una abigarrada oposición que no busca canales de contacto con este guerrero que cree en la trasmigración de las almas, a pesar de su apoyo manifiesto por la opción del no en la consulta para opinar sobre el referéndum aprobatorio del 2D de 2007.

 

Ahora que Baduel -ha sido echado del templo chavista- y que sus adversarios desde el gobierno lo acusan de corrupto y malhechor, arma preferida  por el régimen, para desacreditarlo y apartarlo de una posible opción presidencial; queda por ver el desenlace de esta historia; donde un presidente con el sol a su espalda, ensaya todos los métodos autoritarios para permanecer en el poder; hundiendo a la sociedad en el fondo de contradicciones; enfrentamiento tan grave que pueden dar al traste con la frágil legalidad que aun ostenta. Turbulencia que en otros momentos han ayudado a otros personajes con ambiciones de poder, ergo Chávez; quién quita que de estas candelas surja el Buda joven de Baduel, como prefiguración  y producto de sus lecturas del Veda en su prisión de los Altos mirandinos.

 

 

Septiembre de 2009.

Compartir este post
Repost0
6 octubre 2009 2 06 /10 /octubre /2009 18:56

La revolución se traga a sus mejores hijos, con esta vieja afirmacióbn de Marx, parece corroborarse el destino que varios compañeros de armas del Presidente Chávez, han corrido en suerte, desde que el centauro de Barinas ocupa la vieja casa de campo de Doña Zoila de Crespo. 

El general Raúl Isaías Baduel, representa en la tragedia griega, un personaje de Sófocles, sobre el cual las predicciones del oráculo, lo han perseguido como una sombra, constituyendo su Némesis. La rebelión contra el padre en el patriarcado chavista instaurado; y la no correspondencia con una feminidad que encarna la patria, dispersas en las proclamas de Bolívar y su interpretación de los ilustrados franceses; parecen arrastrar al abismo al antiguo paracaidista.

Señalado por Hugo Chávez Frías como el integrante número seis, de la logia militar que al pie del samán de Güere, juraron romper el orden establecido para instalarse en el poder, apoyados en el tradicional partido militar. 

Los hechos de abril del 2001, catapultan a este general, lector de libros esotéricos al primer plano de la élite chavista, convirtiéndose en un ícono en el imaginario de los fervientes seguidores del Presidente rojo. Haber insurgido con su unidad de paracaidistas "José Leonardo Chirino" de Maracay, contra la dictadura fugaz de Carmona, el rescate del mandatario preso en la base naval de Turiamo y acto seguido reconocer su legalidad; habían transformado al guerrero de Las Mercedes del Guárico, en el Sucre del barroco rococó con que los seguidores del líder bolivariano, adornan su sincrética concepción del mundo.  UNO-copia-11

Llegado a lo más encumbrado del poder, a excepción de la presidencia, reservada al sucesor de Bolívar por ser el objeto del culto a la personalidad; Raúl Isaías Baduel pasa de dirigir las divisiones del ejército en la Región Central, a Comandante General de la Infantería y de ahí a la cartera de Defensa; logrando encarmarse sobre sus hombros la presilla del tercer sol, general en jefe en la tradición de Gómez y López Contreras, faltándole solamente la canonización de su figura, para suceder al amado líder, según el santoral bolivariano en uso. 

La permanencia de los hombres del gobierno, en el sitial y favoritismo a los ohjos del Mayor General Chávez Frías, es cosa de vértigo; los que han batido record de permanencia como: Chacón, Cabello, Maduro, Reyes Reyes, Navarro, Iglesia, se caracterizan por su obediencia ovejuna y su ausencia de inciativas: para un hombre del talento de Baduel, sería muy cuesta arriba que se comportara como Francisco Arias Cárdenas, verdadero saltimbanqui del régimen. Su cada vez mayor independencia de criterio, sobre la marcha del llamado proyecto socialista, lo alejan definitivamente del "cariño" del líder único; tesis y fundamentos que hace público en su discurso de entrega del Ministerio de Defensa en presencia de Chávez, se alinea con el modelo liberal imperante y se distancia del ejemplo cubano, al que se adscribe el primer mandatario,  desde sus tiempos de ostracismodonde se refugia una vez liberado en 1994.

El ocupar hoy una oscura celda en la prisión de Ramo Verde en Los Teques, junto con el General Wilfredo Barroso y el Almirante Millán Millán; sus colaboradores en sus tiempos de Ministro, presos sin juicio acusado de magnicidio; quienes comparten con el General Baduel el gusto por la lectura de Deepak  



      
     

Compartir este post
Repost0
18 septiembre 2009 5 18 /09 /septiembre /2009 23:15

La visita de Mario Vargas Llosa a nuestro país, para intervenir en un foro de CEDICE denominado  “El desafío latinoamericano”,  ha   encendido las  alarmas de  un  gobierno

-cada vez más intemperante- con el que piensa distinto.

 

En el citado encuentro de la organización empresarial, el renombrado autor de : “La Casa Verde”, novela premiada con el Rómulo Gallegos (1967) en su primera entrega; disertó junto con intelectuales y políticos de la región como: Jorge Quiroga, Plinio Apuleyo  Mendoza, Jorge Castañeda, Enrique Krauze, Joaquín Lavín; todos situados en la acera de enfrente del llamado Socialismo talibánico que tiene a Fidel Castro como el gran Gurú, y forman comparsa los gobernantes: Rafael Correa, Evo Morales, Daniel Ortega; todos bajo la dirección del dispensador de petrodólares: Hugo Chávez.

 

La revolución de Chávez se ha caracterizado por satanizar a los medios de comunicación en manos privadas, su política de crear una gran red de medios televisivos, radiales y de impresos, no tiene parangón en la historia reciente de América. Su deseo sensual por invadir la privacidad del gran colectivo, no tiene límites, y es por eso que cualquier crítica donde se juzgue, su intención totalitaria de uniformar los referentes culturales; tiene en el aspirante a dictador un feroz enemigo.

 

Cuando Mario Vargas Llosa aceptó venir a Venezuela, para seguir emitiendo sus opiniones sobre el curso despótico y militarista del gobierno chavista; tema que el escritor ha abundado en artículos, seminarios y foros para la televisión en todo el planeta, por supuesto que iba a incomodar a un régimen que no está dispuesto a discutir con nadie sus dogmas, y su tozudez por imponer una tiranía de larga duración. Vargas Llosa en el pasado reciente, encabezó la oposición a ese tirano violador de los Derechos Humanos en  el Perú: Alberto Fujimori; con lo que un régimen con ropaje democrático, no pudo seguir manteniendo la impresión de legalidad, cuando había destruido las instituciones clásicas del liberalismo, y se dedicaba como verdugo a cazar a políticos, empresarios y gente común, justificando este ciclo de terror, aduciendo mantener una lucha contra el terrorismo y el narcotráfico.

 


Cuando la periodista Vanesa Davies, dice en cadena de radio y televisión, que hay que expulsar a Mario Vargas Llosa, porque ha lanzado imprecaciones contra Hugo Chávez, manteniendo además la tesis de que aprovechará el Foro de CEDICE para seguirlo haciendo; la dirigente roja muestra en toda su plenitud, el grado de sectarismo y espíritu de secta, del cual hacen gala los peseuvistas, que solo quieren loas y cánticos para el venerado líder de la revolución.

 

Para el resto de invitados internacionales, la animadversión y el desprecio es igual, en el pasado Krauze, Quiroga, Álvaro Vargas Llosa, Castañeda; ya han experimentado el odio y la persecución de un gobierno que esta dispuesto a cerrar las fronteras nacionales a cal y canto, con tal de no permitir el libre juego de las ideas, en una sociedad que otrora fue refugio seguro para intelectuales  aventados a nuestras costas, por las diversas dictaduras que se entronizaron en toda América Latina.

 

El que un intelectual de la estatura de Mario Vargas Llosa, nos visite, constituye un alto honor; sociedades fuera de Latinoamérica le han dispensado al autor de “La Guerra del fin del mundo”, honores y reconocimientos; España por solo citar un caso lo ha galardonado con el Premio Cervantes (1994), lo incorporó como individuo de número de la Real Academia de la Lengua, corporación que lo seleccionó para prologar la edición especial del Quijote, cuando cumplió cuatrocientos años de impresa; muy distinto a ese trato de delincuente que le dan gobernantes por el único delito de disentir sobre la inconveniencia de seguir destruyendo a Venezuela a nombre de ese anacronismo llamado Socialismo del siglo XXI.

 

Todos estos aspirantes a tiranos, no le perdonan al novelista de Arequipa, el haber dedicado una parte de su obra a desentrañar el fenómeno de la opresión, los golpes militares, y la confiscación de Derechos Fundamentales: “La ciudad y los perros”, “La tía Julia y el escribidor”. Y esa obra capital para entender la figura del déspota latinoamericano “La fiesta del chivo”, relato novelado de los crímenes y los caprichos del sátrapa Rafael Leonidas Trujillo, quien ejerció el poder por casi treinta años en la República Dominicana.

 

Compartir este post
Repost0
18 septiembre 2009 5 18 /09 /septiembre /2009 23:05

Después de cien años de explotación  petrolera en nuestro país, la creación literaria  no refleja una especial inclinación, por abordar  su influencia antropológica, en todos los órdenes de la sociedad. Hombres de petróleo. Maltiempo Editores. Caracas. 2008. de Juan Páez Ávila; se propone ver hasta que punto, una gigantesca riqueza, obtenida sin esfuerzo metabólico, ha cambiado la psiquis de una población que solo vive para la molicie, la haraganería y el hedonismo de poder vivir como reyes.

 

Para un ensayista como Orlando Araujo: en Venezuela no se puede hablar de una narrativa del petróleo, por la sencilla razón  de que nuestras letras están impregnadas de la brea, sustancia que nuestros aborígenes llamaban “el estiércol del diablo”. Para gran parte de la población la actividad petrolera es algo misterioso, cercana a la especulación mística a criterio de Ramón Escovar Salom; nuestro pueblo vive pendiente de cuanto le toca del negocio petrolero, y vive apegado a la suerte para que el mundo viva al borde de  la guerra y se disparen los precios del crudo.

 

Juan Páez Ávila es un narrador  que ha explotado las infinitas posibilidades, de adentrarse en el complejo tejido de un país; la época pre-europea, la colonia, las guerras de independencia y la incidencia del cristianismo y el marxismo en la explicación de nuestros procesos sociales.

 

Hombres de a caballo, gamonales que arrancan cosechas y mujeres en flor; clérigos liberales enfrentados al conservatismo de tiranos y latifundistas; de todo hay en la viña del escritor caroreño. De su pluma han salido libros que hoy son imprescindibles  en la evolución de nuestra literatura: “La otra banda” o “Atarigua y otros relatos de Carohana”, son junto con la biografía a ese marxista-atípico que fue Cecilio Zubillaga Perera; el vasto universo narrativo de este perseverante escritor.

 



Con “Hombres de petróleo”, Páez Ávila  se propone reconstruir desde la raíz, el tamiz socio-cultural que compone la sociedad venezolana, a partir de un producto que ha influido de forma terminante en el imaginario de una nación y su drama, el cual es no haber completado su modernidad: Novela  de período de revolución chavista bolivariana, que busca incorporar a un líder autócrata a la gran tradición del arte y la literatura nacional. Durante diez años de desgobierno socialista, nuestro arte no refleja las preocupaciones políticas retaliativas de una camarilla militar que busca crear ingenuamente, una épica que haga añicos la herencia de la ilustración francesa y el papel jugado por el blanco criollo en la dirección del nuevo Estado.

 
Para una parte de los escritores e intelectuales venezolanos, el mal gusto y el pobre lenguaje usado por los amos de turno, es un argumento usado a la hora de justificar el divorcio que se da en la actualidad entre el creador y los temas a escribir.


 


El uso dado a las bonanzas petroleras que ha vivido Venezuela,  los cuales se han caracterizado por el despilfarro y la imprevisión; mostrado por jefes políticos y sus acólitos en connivencia con grandes empresas transnacionales; ponen al desnudo ese mundo de frivolidades  que comparte un 10 por ciento del país,  este exiguo número navega en una riqueza morbosa, mientras la gran mayoría vive en la miseria más absyecta, arrimada en las faldas de nuestros cerros y en los  lechos secos de quebradas y en ríos traicioneros durante las temporadas de lluvias.

 

Al mejor estilo del escritor mexicano Carlos Fuentes en  “La muerte de Artemio Cruz”, quien se adentra en el alma fracturada del Azteca actual, de manera de traer de vuelta todas las tropelías y saqueos de las riquezas del gran país de Morelos, a través de una organización política el PRI, quien se valió de las glorias de la Revolución de 1910,  para envilecer una nación, vecina de Estados Unidos, y ha sido tanto el grado de adormecimiento ideológico que solo se conforman con ser el barrio marginal de la América del Norte opulenta e industrial. Páez Ávila en esta novela  definida como narración del petróleo, trae a la superficie  una caterva de pícaros, ladrones, putas, que asolan la principal empresa de Latinoamérica PDVSA, para saquearla, mientras la gran mayoría se contenta con matarse entre ellos, para drenar la frustración al no disfrutar de la danza de los dólares, que se disputan antiguos revolucionarios, militares fracasados y la Cuba de los hermanos Castro.

 

Con “Hombres de Petróleo” aquella afirmación de Orlando Araujo, se ha quedado corta, por que si hay una narración de lo viscoso; la de Páez Ávila, autor que por su pasantía por el foro político venezolano, y fundador de organizaciones políticas en el siglo XX, lo hacen merecedor de nuestra confianza, cheque en blanco para que refunde la narración chavista-petrolera, hiato  que debe de llenarse si queremos gravitar  con lo que vienen haciendo escritores colombianos, españoles y mexicanos.

 

 

Compartir este post
Repost0