Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
4 junio 2014 3 04 /06 /junio /2014 14:22

Por Juandemaro Querales

 

 

 

TRES-copia-2.jpg

 

 

A: Gelindo Casasola

 

Si no hubiera sido por tu autosuficiencia, fueras hoy el mayor representante de la poesía 

 

venezolana del siglo XX. Poeta medievalista pero renacentista de cuerpo y alma. Su gran 

 

sabiduría lo llevaba a fanfarronear, su pedantería era graciosa. De viaje por la Paz Bolivia se te 

 

ocurrió envenenarte con fosforo y cortarte las venas, atravesado surrealista. Acostumbraba a 

 

visitar tu panteón de mármol negro y foto recamada allá en La Parroquia de Mérida. Un día me 

 

dijo el camposantero que te habían sacado tus parientes, que ya muy viejos se regresaron a la 

 

antigua Europa contigo a cuestas.

------------------

 

A: Arnoldo Cortes (el bajo)

 

De ti no recuerdo mucho. Nuestra amistad fue en un remotísimo tiempo. La mente tiene un 

 

mecanismo para congelar las andanzas de cuando éramos jóvenes. Tú te fuiste en la flor de 

 

la vida. También me entere de tu muerte en un viaje al extranjero. Que hubiera sido de ti de 

 

haber llegado a la senilidad, con tus admirables habilidades para el comercio.

 

A:Nelson Martinez

 

Viviste lo suficiente para valorar cada una de las estaciones en que se divide el tránsito por 

 

la vida. Después de mi temporada en la Universidad de los Andes en Mérida, nos vimos muy 

 

poco al inicio del ejercicio profesional. Nunca más supe de ti, solo por referencias vagas de 

 

Héctor Ávila · “mamadeo” . Siempre te asocio a tu esfuerzo inútil ante el furioso Mar Caribe en 

 

las playas de Morón, para evitar que sus aguas se llevaran a la hermana a sus profundidades.

 

---------------

 

A: Humberto Febres Cordero Rodriguez

 

Los venezolanos más dedicados de la segunda mitad del siglo XX, se los llevo la taberna, eso 

 

dice Uslar Pietri de la inteligencia nacional. A Humberto Febres se lo llevo el buen vino y la 

 

vida de noctívago. De él nos queda evocar su bonhomía, también su Instituto de Estudio del 

 

Llano y los Llaneros. De Altamira de Cáceres primer poblamiento de la actual Barinas, bajaron 

 

sus habitantes, las riquezas de la agricultura de Cordillera, las nacientes del ancho rio el Santo 

 

Domingo y el canto de Humberto Febres.

 

A: Mi tío Juan Vicente Querales

 

Como a todo cadáver no quise contemplarlo, la muerte es muy seria para observarla desde 

 

unos ojos dormidos, en un cadáver frio y amarillento. Por lo caluroso del pasillo de techo de 

 

zinc, a alguien se le ocurrió la genial idea de regar hielo en tu cajón marrón. Al pasar el tiempo 

 

solo flotabas, desde el vidrio dabas la sensación que pedias que te salvaran de volver a perecer 

 

y esta vez ahogado.

 

 

--------------

 

 

A: Mi padre Tista Querales

 

El ha sido el único cadáver que he contemplado. Con el entable una polémica sobre el tema de 

 

la pelona. Mi papá había sufrido mucho durante veinte años por la hemiplejia que padeció. Su 

 

pequeño cadáver y los hundimientos de su rostro, me hacen recordarlo en los momentos más 

 

impredecibles de mi vida.

 

A: Hilda Álvarez, mi madre

 

El aneurisma masivo la saco de circulación, no recuperando el sentido, al poco tiempo 

 

falleció. Esta mujer es el alfa y omega de mi aventura vital, con la desaparición de ella, con 

 

una longevidad tan larga, la vida para mi adquiere una importancia inusitada; donde la 

 

perseverancia y la rectitud se dan la mano para ambicionar futuros logros

 

 

---------- 

 

Al ángel Juan Benito

 

Siempre estuviste en nuestro imaginario, parado en un rincón del salón, amarrado del 

 

torso, .vestido de amarillo, con alas azules de cartón, rodeado de flores de trinitarias de 

 

variados colores. Nunca faltaste en la imaginación frondosa de mi madre. Hace unos años te 

 

visite en el viejo Cementerio de la 42 en Barquisimeto. El panteón lucia desastroso, lleno de 

 

grietas, descascarado sin una mano de pintura, como si lo hubiesen bombardeado con un 

 

escuadrón de caza bombardero.

 

 

------------

 

 

A Johnny el niño que dormía por las tardes

 

No me explico cómo te aplasto ese maldito carro, como salto la talanquera de concreto. 

 

Que niño tan despierto y divertido. Cuando estoy en la vieja casa de Pueblo Aparte, suelo 

 

recordarte sonriente y queriendo salir a dar un paseo en aquella ciudad calurosa pero fresca 

 

por las noches sin luz.

 

 

---------------

 

 

A Rafael David mi compañero de juegos

 

Tarde me di cuenta de lo mucho que te estimaba, nunca supere tu muerte temprana, en plena 

 

juventud, esperando el momento de comenzar a estudiar Ingeniería en la vieja Universidad 

 

de Mérida. Ocurrió la desgracia cuando aceptaste la cola de un conocido que iba manejando 

 

perdido de borracho. Hoy te guardo la memoria poniéndole tu nombre al hijo más pequeño.

 

 

---------

 

A José Gregorio Alvarado

 

Busque entre viejos manuscritos dados para su conservación por el poeta Alvarado. Juro 

 

no haber conocido a una persona que viva exclusivamente para la literatura. Un obrero de 

 

la creación, su taller al final de su vida fue el Parque la Estación de La Victoria. He vuelto 

 

nuevamente al paradisiaco lugar, para reencontrarme con la disciplina de la escritura y recrear 

 

la rutina del mini cuentista.

 

 

 

------------------ 

Relatos del libro Apareados (2014)

Compartir este post

Repost 0
Published by Juandemaro Querales - en Narrativa
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

Enlaces