Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
22 febrero 2011 2 22 /02 /febrero /2011 21:18

Para Antonio Arraiz, en Venezuela se habían dado 150 revoluciones todas cruentas, según balance que hacía en la década de los cuarenta; medio siglo después se sumaron otros movimientos.

Un país que no conoció nunca el reposo, hordas y caudillos sin reconocimiento, impidieron que esta sociedad edificara un Estado, no pudiendo alcanzar los topes de desarrollo que reclamó la modernidad.

Esta herencia ha sido como un cáncer, que evita que las ideas liberales germinen y echen raíces; como una paradoja el Estado liberal se va a consolidar finalmente de la mano de una de las satrapías más sanguinarias que hayamos conocido, la de Juan Vicente Gómez.

La logia militar -la del MBR-200- irrumpió contra lo establecido el 4 de febrero de 1992, materializado en un golpe que fue aplastado en pocas horas sin haber cumplido ninguno de sus objetivos. Sin embargo esta tarasconada abrió un camino de éxitos que empinaría en poco tiempo al Olimpo del poder al líder mediático del cuartico de hora: Hugo Chávez.

Después de 12 años de gobierno militarista, el país ya no es el mismo, toda la construcción de una sociedad liberal fue barrida del mapa, siempre con el recurso de los subterfugios legales: los referendos, habilitantes y ahora las elecciones amañadas.

 

Se equivocaron todos aquellos que pensaban y aún no salen de su error, de considerar a Chávez como un demócrata, que se atiene a las reglas del juego democrático, su talante de dictador le angosta la mirada para solo ver en el horizonte: enemigo y vencedor, monólogo en vez de dialogo, sectarismo en vez de tolerancia.

HUGO.jpgDoce años es mucho en el calendario político de la Venezuela contemporánea, tan solo otro tirano ha permanecido tanto tiempo en el poder, en los últimos cien años: Juan Vicente Gómez. Este déspota ha repetido hasta el cansancio que piensa hacerse reelegir hasta el final de los tiempos, con lo que emularía al santón de su devoción: el dictador cubano Fidel Castro.

La pérdida de popularidad del chavismo se ha trasladado a su capital político, sufriendo derrotas electorales a partir del 2D de 2007; hoy la dictadura ha traspasado la línea amarilla y no reconoce la existencia de otros actores políticos, el hombre fuerte se considera un déspota del Magreb, esos especímenes que las redes sociales los están tumbando: Túnez y Egipto.

Esta revolución chucuta llamada del Socialismo del siglo XXI, no es más que el estalinismo con el agregado de una dictadura rural, fenómeno para-histórico que nos llevará de seguro a una tragedia; las últimas andanzas del caudillo de marras fue dar un golpe blando la madrugada del 23 de diciembre del 2010, como consecuencia de la derrota sufrida el 26 de septiembre, donde con una Asamblea Nacional moribunda se hace aprobar 23 Leyes y una Ley Habilitante por 18 meses, sustituyendo de hecho las funciones de la nueva Asamblea.

Este autócrata convertido en jefe máximo, se apresta a participar en una elección presidencial en el 2012, a sabiendas que las tiene perdida y para ello prepara una zancadilla para conservar el dominio, se trata de aplicar el método Antonio Ledezma, mediante el artilugio de despojar al futuro Presidente de sus funciones, se abrogaría por tanto el control de las Fuerzas Armadas, dejando sentado finalmente el sistema de Partido-Estado, llenando el vacío de las viejas instituciones liberales, con los benditos Consejos Comunales, conformados por militantes del PSUV, que profundizarían  aún más el centralismo.

Febrero de 2011

Compartir este post

Repost 0
Published by Juandemaro Querales - en Ensayo
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

Enlaces