Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
20 agosto 2010 5 20 /08 /agosto /2010 19:29

El curso de la política seguida por Hugo Chávez, cuyo norte es la repetición del modelo cubano, ha hecho que las alarmas se enciendan para prevenir sobre el peligro que una variante del comunismo soviético se implante en nuestro país; temor que infunde en el Cardenal Jorge Urosa Savino visos de confrontación.

Para el este Príncipe de la iglesia católica, el Presidente Chávez con su tesis del Socialismo del siglo XXI, lo que busca es imponer el comunismo en Venezuela; sistema que fracasó en el llamado socialismo real; pero que una oligarquía militar se obstina en transitar esa senda, haciendo caso omiso a la voluntad expresada por las masas quienes votaron en contra de esa pretensión en la oportunidad en que se realizó el Referéndum Aprobatorio del 2D en el 2007.

La Iglesia católica venezolana ha librado intensas batallas a lo largo de su historia en tierras de América, desde los orígenes de la nacionalidad sus representantes se dividieron durante la larga y cruenta Guerra de Independencia, dispersándose sus simpatías en los bandos: patriota y realista. En las filas de la emancipación hubo destacadas figuras como: el Presbítero y General José Félix Blanco, y el Presbítero y Coronel Ramón Ignacio Méndez, lugarteniente del General José Antonio Páez, llegando a ser en el periodo de la Gran Colombia primer Arzobispo de Venezuela; división de la cual los seguidores del Papa romano  no se recuperarían jamás. 

DOS-copia-9.jpg

Con la creación de la Tercera República, la de Páez y Miguel Peña en 1830, la Iglesia no las tendrá todas consigo, su primera confrontación se da al oponerse Monseñor Ramón Ignacio Méndez, a suscribir la Constitución de Valencia, por la aparición de un artículo donde se reconocía la libertad de cultos, esto por supuesto irritó a su antiguo compañero de armas, quien le da un plazo de 72 horas para que abandone el territorio. Con el entierro de las Oligarquías Conservadora, Liberal, o el corto periodo de la Federación de Juan Crisóstomo Falcón; la Iglesia del apóstol Pedro volverá a vivir momentos difíciles , con el largo reinado de un Presidente agnóstico y masón: Antonio Guzmán Blanco, quien a partir de las Reformas aplicadas  desde la década de los setenta del siglo XIX; procede a expropiar templos, conventos y tierras, nacionalizando cementerios y registros, circunstancia que convierte a la Iglesia católica en una institución sin peso, algo emblemática.

La permanente pugna de un gobierno autoritario contra la Iglesia católica y su jerarquía, ha hecho que esa antigua parcialidad -sin mayor gravitación en el reparto del poder-haya recuperado espacio, regresando a la razón  de ser de su prédica: los más pobres; la Iglesia y sus  patriarcas que durante un largo periodo del siglo XX, tuvieron un contubernio con dictaduras sanguinarias como la de Juan Vicente Gómez, y después de su muerte chocan contra el ensayo de una democracia demo-liberal; despertará de ese gran letargo, con la actitud valiente asumida por el Arzobispo de Caracas Rafael Arias Blanco, quien con su famosa homilía leída en todos los templos de la República en la navidad de 1957, da un último puntapié a la dictadura tambaleante del General Marcos Pérez Jiménez.

Los períodos demo 

 

cr

 

áticos son historia sabida, para una Iglesia que tenía en su seno tendencias avanzadas, como las sustentadas por Gustavo Gutiérrez, Leonardo Boff y Jon Sobrino, nos referimos a la denominada Teología de la Liberación. Después del fin del comunismo esta misma Iglesia aleccionada por el papel jugado en la caída del comunismo soviético, por el Papa de origen polaco Juan Pablo II, quien con su denuncia y compromiso abierto hacia el Sindicato Solidaridad de Lec Walesa, evita que la Iglesia antes adocenada, sea sustituida por un nuevo monoteísmo en el periodo postsoviético, surgido al disolverse la URSS en 1991.

 

UNO-copia-7.jpg

El enfrentamiento Urosa-Chávez viene aparejado con la movilización de la Iglesia y su élite intelectual y académica; por lo que el round de la presunta acusación de difamación al Presidente Hugo Chávez por parte del Cardenal, argumento blandido por los acólitos del régimen; terminó como todas “las luchas” que montan los chavistas, en un rotundo silencio; cuando Monseñor Urosa Sabino, concurrió a la Asamblea Nacional en su segunda citación a comparecer, callándose como por arte de magia toda la vocinglería rastrera de aquellos seudo-parlamentarios; unido a la decisión de las altas esferas del gobierno, de no hacer público nada de lo que allí se habló. ¿Por qué la reacción destemplada a última hora de  parte de los Demóstenes del régimen?, triste final para quienes quieren expulsar al Vaticano de Venezuela, para sustituirla por otra creencia donde se adore al caudillo máximo.

Agosto de 2010

Compartir este post

Repost 0
Published by Juandemaro Querales - en Ensayo
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

Enlaces