Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
14 junio 2011 2 14 /06 /junio /2011 14:10

humala.jpgLa elección de Ollanta Humala en el Perú en una votación reñida, imponiéndose por una diferencia de apenas tres enteros contra Keiko Fujimori, hija de Alberto Fujimori sentenciado a 25 años de cárcel por diversos delitos; muestra hasta qué punto la ambición de poder de las personas los lleva a pactar hasta con el mismísimo diablo.

Ollanta Humala exmilitar quien se alzó en el interior del Perú, contra el gobierno de Alberto Fujimori, acción que trajo consigo la muerte de varios soldados y civiles, juzgado y expulsado del ejército por faltar a su juramento de lealtad a las instituciones, recibe el encargo de continuar el crecimiento económico alcanzado en los últimos años y lograr que esa riqueza le llegue a más del cuarenta por ciento que no han conocido los logros en el orden macroeconómico.

Su hermano Antauro Humala, militar también, se insubordinó en una alejada fortaleza, tomando el cuartel de policía de Aldahuilas, provocando una matanza por lo cual es condenado a 25 años de prisión, acción que también se inscribe en el gobierno de Fujimori y Montesinos.

Liberado el comandante golpista le sirve al gobierno de Alejandro Toledo, quien lo nombra agregado militar en la Embajada Peruana en Tokio; manteniendo el activismo o por lo menos prestaba su nombre para bautizar el órgano periodístico del movimiento Caserista, dirigido por su padre y su hermano Antauro, desde donde propugnan la vuelta al pasado prehispánico, restaurando con ello la grandeza de la civilización Inca.

Para el premio Nobel Mario Vargas Llosa la coyuntura actual de su país, evidencia un cansancio que se expresa en la pobreza de conceptos de quienes aspiraban a ocupar el Palacio de Pizarro. El laureado intelectual había escrito previamente páginas memorables, zahiriendo las conductas y los desempeños del castro-chavismo en Ollanta Humala; también el autoritarismo fujimorista-montesinista como corriente predominante en el movimiento político Perú 2.000 de Keiko Fujimori.

Ollanta Humala con su elección el pasado 5 de julio, sienta un precedente de cómo un aspirante a presidente puede cambiar de postura ideológica, según las circunstancias , unas veces fue chavista , para lo cual compró las recetas de la constituyente y demás artificios, para destruir la democracia liberal y conseguir el sueño de eternizarse en el poder. Hace cinco años su relación con el polo Castro-Chavista, lo llevó a perder las elecciones ante Alan García y el viejo APRA del legendario Víctor Raúl Haya de la Torre. Un lustro después sus asesores brasileños le recomendaron regirse por el patrón autista de pasar inadvertido, renegando de Hugo Chávez y dándose golpes de pecho a favor de la libre empresa y de respeto a los tratados comerciales firmados como el TLC con Estados Unidos y que le hacen peso al ALBA de Cuba y Venezuela. Se hizo invisible durante el periodo presidencial del hábil Alan García, tiempo en el cual el Perú conoció un gran auge económico producto de las inversiones extranjeras, baja inflación y reducción de los índices de pobreza.

Pasado el temporal de las grandes recesiones que azotaron a Estados Unidos y las grandes economías industrializadas, el subcontinente latinoamericano pudo capear el temporal, y salir rápidamente fortalecido de la prueba, proeza donde el país de los incas, tuvo un desempeño ejemplar, y se suele acompañar su crecimiento con las grandes economías de Chile, Brasil y México; Perú por fin había conseguido su camino, dejando en el pasado los grandes fracasos y retrocesos que siguieron las erradas políticas, llevadas a cabo por ilusos e ignorantes  como la dictadura de Juan Velasco Alvarado, que hundió a la nación del altiplano en una recesión por más de veinte años.

Este Ollanta Humala que propugnaba la superioridad del imperio Inca, culpando a los blancos de los males de su nación, hoy es un esquizofrénico que cambió su Plan de gobierno en tres oportunidades, para atraer a los sectores más variados de ese país andino; citemos el caso de Alejandro Toledo quien había dejado a sus electores  en libertad de sufragar por el que le diera la gana; o el ilustre Nobel Mario Vargas Llosa y su hijo Álvaro, quienes pasaron de considerar a Humala como un cáncer, a ser el depositario del destino futuro de la democracia en esa parte de la extensa cordillera andina.

Junio de 2011.

Compartir este post

Repost 0
Published by Juandemaro Querales - en Ensayo
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

Enlaces