Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
3 julio 2010 6 03 /07 /julio /2010 22:32

UNO-copia-6.jpgLa llamada Misión Alma Mater fue concebida para moldear la Universidad al interés del régimen, que no es otro que construir el socialismo del siglo XXI. Una colcha de retazos enhebra experiencias de modelos anacrónicos y obsoletos, abandonados por las tres cuartas partes de la humanidad.

Universidad de militantes, fanáticos de la ideología, estudiantes que son empleados como escuadrones de choque, para aplastar a todo aquel que disienta del autoritarismo militarista. Centros de catequización de la ideología adoptada por el gobierno neo-totalitario alineado con el castro-comunismo; como las madrazas chiitas que funcionan en la frontera entre Paquistán y Afganistán, se desprecia el conocimiento lógico, construyendo en su lugar una iglesia para adorar al líder máximo de la revolución.

Las líneas principistas de esta nueva misión  se inscribe en el Plan Socialista Simón Bolívar y en el Plan de Desarrollo económico Social 2007-2013; estrategias en papel diseñadas para contrarrestar la derrota sufrida por Chávez, en el Referéndum aprobatorio del 2007. Este golpe de timón de una “revolución inédita” fue a todas luces una puñalada trapera a la voluntad de un país, que con sus votos le dijo a este presidente díscolo, que se olvide de implantar una tiranía similar a la de los hermanos Castro en la sufrida Cuba.

Lo más resaltante de la política socialista hacia este sector, tan opuesto al carácter centralista practicado por esta cúpula, ha sido haber multiplicado por cien el número de Universidades, por supuesto controladas por el gobierno, contando para ello con la elevación a grandes Centro de Formación Superior, a las instituciones del llamado Sub-sistema que integran Colegios y Tecnológicos; parcelando Universidades como la UNELLEZ, que cubre con Vice-rectorados el amplio territorio de los Llanos Occidentales; hecho esto proceden a agruparlas dentro de la concepción militar de Ejes Territoriales, idea recogida por el “cortesano” Jorge Giordani, en el famoso Plan de Desarrollo; reunidas de seguidas con la sugestiva figura de Universidades Territoriales, que en número de cinco guardarían relación con lo que contempla el referido Plan: Capital-Central; Apure-Orinoco; Occidental; Centro-Occidental; Sur.

 

El uso que se le da a la Educación Universitaria en ese bodrio, es de la masificación sin calidad, la cual se confunde con inclusión; Universidades que no son tales, el puro sustantivo; entelequias creadas de forma anárquica, sin planificación: liceos grandotes; simples recintos de dar  clases, sin investigación, extensión, y la docencia sustituida por “matatigres”, profesores que piratean en dos y tres organismos de estos, para redondearse un sueldo mínimo; tercerizados de la educación, braceros de un modelo cuartelario que uniforma a los estudiantes, obligándolos a tener cortes de pelo de reclutas, imponiendo castigos a quienes usan tatuajes y adornos, a nombre de la homofobia de nuestras elites castrenses.

Gigantismo que se expresa en instituciones como la UBV y la UNEFA; la primera tiene la matricula más grande del mundo, un millón de inscritos, distribuidos en carreras que ya no se justifican, de dudosa importancia académica: Derecho y Medicina Comunitaria; ochocientos mil matriculados en estos adocenados estudios; cuando lleguen a egresar habrá que dispersarlos por el Hemisferio, jamás se había visto tan hiperbólico engaño con el reconocimiento académico.

La misión Alma Mater y su brazo ejecutor, la Misión Sucre, se han encargado de desempolvar los viejos Colegios Federales de Instrucción de I y II de la época de Antonio Guzmán Blanco, contenidos en la Primera Ley de Instrucción Pública de 1870; instituciones de origen francés, donde el alumno ingresaba en primaria, cursaba todos los niveles hasta graduarse de doctor. Estos liceos grandes que han devaluado los títulos universitarios, es lo último de la panoplia del populismo militarista, en una sociedad  aplanada a los trancazos: sin clases medias, empresarios, sin democracia plena; en este ambiente dantesco qué harían entonces un millón de profesionales distribuidos entre abogados y médicos comunitarios, en una sociedad pre-capitalista y como en la picaresca española: con licencia para pedir limosna. Triste funeral le tocó a esta parte de la Escuela, cuando como creación perfecta de la modernidad, muchos vieron sus claustros como una vía para salir de la peste militar y de la pobreza secular de nuestra sociedad durante siglos.

Compartir este post

Repost 0
Published by Juandemaro Querales - en Ensayo
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

Enlaces