Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
24 octubre 2013 4 24 /10 /octubre /2013 23:24

Por Juandemaro Querales 

 

 

MOMIA.jpg

Estar allí tirado en una urna metálica conservado  en hielo picado, como una cerveza Zulia, en pleno calor del verano, luce como diabólico, teniendo que soportar al gentío y a la candela plomiza que despide el techo de zinc. Todo esto hace que el Purgatorio se confunda con una de las pailas del infierno pagano. Distinto al destino del otro difunto  que le extraviaron el cadáver  y en su lugar colocaron en el cajón de madera, cubierto con la bandera tricolor un monigote de cera; aséptico, sin riesgo de emanaciones de sustancias radiactivas, por la Avenida Nueva Granada a las 2 de la tarde. Mi Tìo se provocó la muerte el mismito paralizándose el corazón, antes se había sumido en profunda tristeza, desde que Geronimita salió del estado previo a la muerte; una locura que la acompañó durante gran parte de su vida, y afloraba todos los fines año. Durante las navidades se evadía a las infértiles tierras de la sinrazón. Evocaba la migración de la que formó parte en busca del maná petrolero, Río Paují y Mene Grande, conocieron de sus celos por lo mujeriego del “cojo” Victoriano. De los celos y la sexualidad dormida, citaba las proclamas y discursos de dirigentes comunistas como: Jesús Farìa, Olga Luzardo y Rodolfo Quintero. Campos llenos de peligro y de sorpresa  en cada quebrada y selvas llenas de mosquito. La blenorragia y los quemados en los balancines que extraían a la superficie el betún, aprisionado en el fondo de la tierra desde la última glaciación. El del Zambo  era diferente con plañideras y soldados con uniformes de gala. Aquel mediodía había entrado en medio de una multitud al patio del Palo de Acacia Morada, con sus  Chemecos comiéndose las ramas, que se estrellan sin el aserrín en el techo de zen-zen. Tomo la palabra sin ningún megáfono y recostado a la escultura de hierro, avizoro un futuro sin latrocinios del erario público, juro acabar con la miseria  y dinamizar una sociedad que daba señales de estar enclenque. La escultura de hierro recibía los golpes de sus dedos, para darle contundencia a sus palabras; los sapos del régimen estaban allí, los infiltrados del bipartidismo agónico también, y el helicóptero que a ras de los techos amenazaba con acribillarnos. Pero el gesto mito-ingenuo se extendió por toda la pradera como decía Lenin, para materializarse 4 años después en un autoritarismo militar más. Para el cadáver sustituido de la Revolución, va camino en medio de un coche fúnebre de cristal traído de Medellín rumbo al Cuartel de la Planicie en el 23 de enero.

 

-----------

Relato del libro Reunión

Compartir este post

Repost 0
Published by Juandemaro Querales - en Narrativa
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

Enlaces