Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
16 septiembre 2010 4 16 /09 /septiembre /2010 19:03
Las denuncias presentadas por el Presidente de Colombia Álvaro Uribe Vélez, en el Consejo Federal de la OEA en Washington, en el que acusa al gobierno venezolano de proteger y permitir, el uso del territorio como zona de alivio para 1500 guerrilleros de las FARC y el ELN, repartidos en 87 campamentos, algunos de ellos a 25 kilómetros de la frontera, en especial en estados como Zulia y Apure; originó una nueva crisis que ha enturbiado la asunción del Presidente electo Juan Manuel Santos el próximo 7 de agosto. Estos campamentos como el de: Refugio, Santrich, Berta y Bolivariano, acogen de forma placentera a parte del Secretariado de las FARC: Iván Márquez, Rodrigo Granda, Timoleón Jiménez (alias Timochenko), y Germán Briceño (alias Grannoble), hermano del jefe guerrillero “el mono Jojoy” y Carlos Marín Guarín (alias Pablito) del ELN; estructuras consolidadas perfectamente dotadas con los últimos avances tecnológicos. La política de la Casa Amarilla hacia Colombia, siempre ha sido ambigua, dirigida en dos frentes: uno la fachada de la representación diplomática, hacia un Estado con un gobierno democrático; otra la de aceptar tácitamente a la guerrilla de las FARC, como fuerza beligerante; permitiendo que se avituallen, descansen y traspasen la línea fronteriza para atacar objetivos económicos y dar pelea al ejército dirigido por el general Freddy Padilla. Actitud esquizofrénica que busca sembrar una cabeza de playa en la Nueva Granada; resbaladiza mientras en el Palacio de Nariño, ocupen el poder unas élites modernas, con una democracia solida y antigua, y en lo exterior una clara orientación filo-norteamericana, que ha hecho posible que el Plan Colombia sobreviva a varios gobiernos. Los sueños megalómanos de Hugo Chávez para reinar en la América Andina, no serán materializados por los momentos; entre otras razones se encuentra los golpes militares dados por Uribe Vélez a las FARC, en su política conocida como la de la Seguridad Democrática, derrotas contundentes en contra de los alzados en armas, y que se expresa en lo económico con una inflación de apenas 2.5 por ciento, un crecimiento modesto en la región, tomando en cuenta la destrucción del intercambio comercial bilateral que se acercan a los 7 millardos de dólares, llevado a cabo por Hugo Chávez como forma de oponerse a la instalación de bases militares por parte de Estados Unidos en su suelo. La denuncia hecha por su embajador en la OEA Luis Alfonso Hoyos, sobre la protección y uso del territorio venezolano, por parte de las FARC y el ELN; solo recibió como respuesta ante tan grave acusación, el que los rojo-rojitos se fueran por la tangente y procedieran a cancelar las relaciones; sin embargo los señalamientos seguirán curso hasta sentar en el banquillo de la Corte Penal Internacional en Roma, a quienes a nombre de una nación pacífica se han propuesto desestabilizar al vecino, a fin de provocar una crisis de gran proporción en toda la región, incluso barajándose la posibilidad de una sangrienta guerra. Para la política exterior venezolana de cara al futuro, esta situación de gran explosividad puede conducir al descuartizamiento del territorio, ya que los alzados en armas ocultos en nuestro suelo, controlan extensas zonas, cobran coimas, moviéndose en las rutas utilizadas por el narcotráfico; la experiencia nos demuestra el modus operandi de bandoleros en enclaves de gran valor estratégico, clavados como cuñas se alían con factores anti-nacionales para usar el territorio y erigirse en micro-estados forajidos, como la actual Somalia que es sede de la piratería en el Atlántico del litoral africano. Vemos con perplejidad lo que acontece en nuestra frontera occidental, esta situación nos indica que esto no ocurrió de un día para otro, sino que esta amenaza a nuestra integridad fue cohijada, por personas e instituciones que buscan unos fines turbios , interesados por imposiciones de otras latitudes de reordenar el espacio físico, generando focos autonómicos dentro de la lógica de lo que ellos denominan la multipolaridad; todo con un solo fin: sepultar a las sociedades que viven en la actualidad en el orden demo-liberal, con poblaciones con un claro sentido de la justicia y la libertad; alejados de la tentación totalitaria y militarista que emergen de tanto en tanto, capturando el poder y tienden lazos con escorias como; asesinos, secuestradores y narcotraficantes, galería del horror como la que avecindó en nuestros parajes fronterizos.

Compartir este post

Repost 0
Published by Juandemaro Querales - en Ensayo
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

Enlaces