Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
17 octubre 2013 4 17 /10 /octubre /2013 19:00

Por Juandemaro Querales

 FOTO.jpg

El individuo prefiere no estallar tan fácil –ante cualquier señal de contrariedad- hoy se había incomodado varias veces. La mujer  rondaba por los rincones de la casa peligrosamente. Eran días en que afloraba la personalidad oculta, el desdoblamiento  se imponía frente al estado primigenio, en momentos en que la serenidad daba paso a la violencia, a las amenazas  y a la frase altisonante. La mujer hermosa de rasgos caucásicos  a imagen y semejanza del colonizador europeo quedaba atrás. Es la misma mujer de mis sueños húmedos, la de piel nívea que atraigo con dulzura a mis brazos y le pego la nariz suavemente, para absorber  esos olores  característicos  de la hembra excitada, potente y segura que a cada momento maldice la realidad. Todo lo echa por la borda. Musa de mis inspiraciones tanto en prosa como en verso. Hermosura que se agiganta  cuando con esmerada coquetería se coloca polvos, pinturas y resinas por su bello rostro. Aquí el  lobo libidinoso que llevó adentro, emprende una cacería de días y horas, para reducir la presa de mis sueños infantiles. Olor a sexo a posesión a querer rasgar las ropas estrechas y pegadas  al  cuerpo de camarón. En esos días la hembra de las protestas, la incontinencia verbal y las rabias sin razón aparente, se deja domar, el olor que desprende su hermosura transformada riega toda la atmosfera de la gran casa, el paisaje selvático hace juego con el escándalo de los sentidos. El lobo carnívoro regresa al estado cavernícola y mide las distancias, merodea los lugares que frecuenta la hembra, quien prefiere estar boca abajo sobre el inmenso King Sice que parece una sabana. Ahí la hembra con rasgos ibéricos  medita mientras se aplasta  un fastidioso barro de la cara, granos que preceden a la segura menstruación de todos los meses. La cacería se prolonga  por semanas enteras – al fin- el lobo y la caperucita roja terminan un buen día soleado sin amagos de lluvia ayuntandose y absorbiendo los jugos de sus cuerpos, para lo cual y como cierre del acto sexual paralizan sus movimientos como si un rayo los hubiese  tocado para quedarse finalmente en estado cataléptico.

 

--------

Texto del libro de cuentos Reunión (2013)

Compartir este post

Repost 0
Published by Juandemaro Querales - en Narrativa
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

Enlaces