Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
18 agosto 2011 4 18 /08 /agosto /2011 22:42

GENTE.jpgLa segunda entrega de su marco novelístico: Francisco Helí Ramírez Fonseca: Colombia: “Sin cuenta y uno”. Colección Bicentenario. Boyacá. 2011. Sorprende con un relato mosaico donde el objeto del lenguaje decantado es la Colombia del futuro, de los próximos cincuenta años; a lo Aldo Huxley de “Un Mundo feliz”, o mejor el consabido George Orwell de “1994”.

El novelista no se para en mientes y empieza a girar la pesada noria de la imaginación, de una historia aluvional, con aristas en su factura, explayada allí en el artefacto estético con ayuda de los medios de comunicación, para buscar en el lector, un estado catatónico, que lo paraliza y  lo introduce en el serial.

Son las sagas fáciles del Hollywood de las historietas del comic, galería de superhéroes masificados, para hacer uso de la inmensa panoplia de la tecnología de los juegos de computadora; ludopatía asumida por un lector vidente, quien no ve cambio alguno, entre una grafía construida en el universo “gutemberiano” y el virtualismo del 3D, donde la mujer maravilla y el capitán América, recrean una caricatura de Amparo Grisales, siempre en un escenario fijo de matones y mafiosos, tuteladas con la deidad más grande de los alcaloides: Pablo Escobar en su reino de “Nunca Jamás” en el suburbio  medellinezco de “El envigado”.

Melitón, nombre manoseado de anti-héroe, situado en un mundo fronterizo del Borderline. USA y la Colombia que representa al Puerto Rico de tierra firme, en la ficción el estado número 54, como producto de un referéndum  anexionista, Estado libre asociado, donde los aborígenes siguen viviendo su pesadilla, mientras el poder político está situado en Bogotá debido a su interés Bradburiano y la firme creencia de  poder reescriturar “América” de Frank Kafka.

Colombia Sin cuenta y Uno es una excelente novela, que atrae al lector al no más abrir el primer capítulo, una sensación de alarde de tecniquerías se nos fija en la mente; muy por encima de “Churumbela” relato lineal traspasado por historia de licántropos. La novela futura del continente está allí: Melitón, vislumbraría en la guerra del golfo, rey Elvis de  los casinos de Las Vegas, para después retirarse ya viejo en esos andurriales, que son las periferias del llamado mundo ligero y virtualizado, para repartir una inmensa fortuna producto del juego y de soldado mercenario en obras filantrópicas, que sorprenden por su simpleza y anti-historia, donación de viviendas y canchas de futbol para los desarrapados y surja de allí un “Higuita” de la selección nacional y gloria olímpica del futbol que alcanzaron ir a un mundial.

El alarde de técnicas de Ramírez Fonseca en esta obra mayor, le va a permitir emplear los recursos de la transversalidad, para combinar desde una obra de teatro, hasta incluir una salmo al estilo de un tele evangelista, del llamado cinturón bíblico del medio-oeste americano, en la Colombia de fecha incierta, más pendiente de una letra de Vallenato  o la muestra caderica de Carlos Vives, que subyace en las páginas de esta parodia, anunciando, no ya los placeres himeneos de mestizos o goajiros, sino el milenarismo de lluvias acidas y tormentas eléctricas.

Melitón, el personaje proteico de Francisco Ramírez Fonseca, viene a encarnar a un Ulises moderno, quien  pretende realizar una larga travesía o viaje homérico que lo lleva de la tierra prometida o la quimera del norte, para después emprender el regreso al punto de partida, anunciando de seguidas la buena nueva de la redención, a través de un Moisés que ha predicado todas las transformaciones del American Way of Life. Marine, sudaca, corredor de bolsa, jugador de soccer, filántropo en tierras ignotas y desconocidas, o punto de partida de toda esta trama donde un pequeño Puerto Rico o Canal Zone, se instaura entre McDonald y la V flota del Atlántico Sur, Melitón acepta la inversión a través de la imagen y el común, participando de las bondades del serial y la opacidad del rebaño.

Compartir este post

Repost 0
Published by Juandemaro Querales - en Ensayo
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

Enlaces