Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
24 febrero 2012 5 24 /02 /febrero /2012 17:52

HUGO-copia-1.jpgPor: Juandemaro   Querales

Celebrar los veinte años del fallido golpe del 4F, con una fanfarria  y alarde de poderío militar, significa que la Revolución Bolivariana pasó  a otra fase, donde el colaboracionismo y el cinismo  por conservar un arremedo de democracia, se aparta a un lado para darle protagonismo al militarismo.

Convertir un golpe chapucero en un hecho glorioso, de la misma dimensión que la Batalla de Carabobo, viene a llenar la ambición y el despropósito de un jefe, y unos hechos deleznables, que pasaron a la historia como una felonía y traición a su juramento, los cuales necesitan una falsificación a fin de envolverlos en bronce , capaz de hacerlo digerible ideológicamente, y las masas acepten como un dogma de fe, motivo para su evangelización del nuevo credo castro-chavista, y en donde la buena nueva  es el reencauche de un marxismo autoritario abandonado por 46 naciones a finales del siglo XX.

Invertir 20.000 millones de bolívares en aquella parafernalia donde echaron a rodar: tanques rusos, sistemas misilísticos, helicópteros, fusiles Dragunov, kalasnikow, aviones Sukhoi, y la milicia brazo armado de Hugo Chávez, integrado por indigentes y viejos  que a manera de guardia pretoriana, amenazan a la población civil como banda de choque en invasiones de tierras y confiscaciones de edificios. Durante  más de tres horas el autócrata de Miraflores, vivió sus momentos de mayor gloria de sus tres lustros de gobierno, enloqueciendo con su megalomanía y provocando la envidia a Raúl Castro, oxigenando las proezas marchitas de tiranos sanguinarios que han apelado a los ejércitos para cebarse en todo aquel que piensa distinto: Hitler, Mussolini, Franco, y aquí en América: Perón, Trujillo, Strossner, Pinochet, Videla.

Convertir un hecho tan simple, como un golpe fallido, con cientos de soldados inocentes muertos  conducidos bajo engaño de un desfile en un día patrio, para después emplearlos en el asalto a los recintos emblemáticos del poder: Miraflores y la Casona; tiene un solo fin: crear en el imaginario una elaboración mítica, capaz de elevar al líder al Olimpo de las deidades marcianas, para morir por el cacareado socialismo en su lucha contra unos burgueses sin corazón. Puro artilugio, proeza de utilería en el drama pirandelliano, donde unos obcecados juegan a la guerra del fin del mundo, haciendo converger en nuestro país a: fundamentalistas islámicos, automistas de ETA, las FARC y el  ELN de Colombia, el HAMAS y el HISBOLLAT, coctel de la muerte donde unos ignorantes sueñan con poner fin a la hegemonía de Estados Unidos.

El fin del socialismo amantado con petrodólares, mantenido con un excedente producto de las alzas permanentes del barril, le permiten al autócrata coquetear demagógicamente con las hordas de descamisados, cambiándole limosnas por obediencia ciega; también tarifar por el vecindario a gobernantes sinvergüenzas, chulos y pedigüeños como: Daniel Ortega, los Hermanos Castro, ni que decir de Rafael Correa y Evo Morales. El jefe que se cree obedecido y adorado mantiene el sanedrín con sus dólares y barriles de petróleo, confiscados a todos los venezolanos, fase final de esta tragedia donde la riqueza de un país y la esperanza de muchas generaciones, es consumida por una cáfila de gobernantes antidemocráticos, que solo les interesa hacer negocios y enredar la política exterior en una nación amante de la paz.

El desfile del 4F organizado con el único fin de intimidar a la franja democrática que cada día se amplía más, atemoriza a los militarista, mayoría que marcha aceleradamente  buscando sustituir y desterrar de nuestras fronteras el modelo autocrático; quedará en el imaginario  para ser recordado como la fiesta macabra con un telón de fondo integrado por una chatarra bélica, basura vendida a muy alto precio a unos ingenuos de espejitos y cuchillos. En los planes del déspota estaba el de dejar establecido una dinastía que se eternizara con ellos saqueando los dineros públicos y la mayoría integrando la masa de siervos que solo deberían estirar la mano para que le extiendan una hogaza de pan.

 

 

Febrero de 2012

Compartir este post

Repost 0
Published by Juandemaro Querales - en Ensayo
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

Enlaces