Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
30 junio 2010 3 30 /06 /junio /2010 18:55

El actual enfrentamiento de toda una ciudad, contra el gobierno central, por la decisión descabellada de transformar la Zona Industrial  1 de Barquisimeto, en área residencial donde  se levantarán dos mil viviendas; refleja hasta qué grado se ocultan intereses mezquinos, para que los centros urbanos arrastren todo tipo de lastres propios del subdesarrollo latinoamericano.

La elección de Henri Falcón, como Alcalde de Barquisimeto, hubiese pasado desapercibido, si se queda apoltronado en su despacho, como cualquier funcionario chavista; pues no, rodeado de un buen equipo  asesor  de entre los cuales destaca el gran arquitecto Fruto Vivas; implementa una política de modernización física de la vieja ciudad; obras de infraestructura como transporte, vialidad, promoción de inversiones; todo lo cual  hacía pensar que en poco tiempo: que Falcón se sumaba a una generación de nuevos Alcaldes, con criterios avanzados de gerencia de servicios, al estilo de Mockus, Pedrosa y Garzón en Bogotá ,y Sergio Fajardo en Medellín. 

 

CIUDAD.jpg

 

El decreto de expropiación contra 28 lotes en la Zona Industrial de Barquisimeto, dictado por Hugo Chávez y secundado por la Alcaldesa Amalia Sáez; abrió la confrontación al interior del chavismo; produciéndose -casi que instantáneo- la salida del PSUV del Gobernador  Henri Falcón; desenlace que se veía venir  desde las últimas elecciones, materializando las amenazas de Müller Rojas, quien abogaba por la expulsión del antiguo Burgomaestre.

El cambio producido por la gestión de Henri Falcón, al margen del adefesio ideológico del Socialismo del siglo XXI, propulsa su visión de buen gerente y demócrata, tenía que producir una ruptura frente a las huestes  de Luis Reyes Reyes, corruña del Presidente y antiguo Gobernador de la entidad; funcionario  que se conformó con seguir fielmente las instrucciones de la ortodoxia; privilegiando el espíritu de secta, contribuyendo a que el estado Centro-occidental retrocediera en todos sus estándares, clasificado en el último informe del Banco Central y del Instituto de Estadística como uno de los cinco estados más deprimidos de la República.

El poseer un buen sistema de transporte urbano, como el trolebús o Transbarca de 40 kilómetros de extensión, cruzando para ello la ciudad de extremo a extremo; este revolucionario sistema cambiaría totalmente la vieja ciudad gomecista, descartando el antiguo transporte de busetas, descongestionaría el tránsito y se vigilaría a los miles de usuarios  en sus exclusivas rutas, con televisión y otros aportes tecnológicos, reduciéndose drásticamente los niveles de contaminación. La ciudad se incorporaría  así a las grandes capitales con calidad de vida; Barquisimeto seguiría a Quito y Bogotá en los sistemas de traslado masivo de pasajeros dentro del área metropolitana.

Para desarrollar tan vasto sistema de transporte, se previó la construcción de un gran terminal semejante a un Aeropuerto; Estación Central donde irán a converger: trenes, trolebús, líneas urbanas y extra-urbanas; también un distribuidor acercaría al campo de aviación Jacinto Lara. ¿Qué de malo tiene mejorar la vida de una ciudad en crecimiento? Pregunta que todavía nos hacemos para explicarnos el saboteo y las campañas de descrédito que motorizan los adláteres del Presidente contra el antiguo conmilitón.

Pelear contra una ficción que alimenta  una visión totalitaria, es bastante cuesta arriba en especial cuando la concentración de poder, se ha hecho morbosa; es una verdadera proeza, pero hay que hacerla, no dejar para mañana este encargo, es una pelea de David contra Goliat, es lo que estamos presenciando, en pleno corazón de Occidente, aquí se mide una Venezuela exitosa en sus logros y un país partidario del oscurantismo. Esto solo es un abrebocas, de lo que se avecina, tarde o temprano estos dinosaurios enfermos de necrofilia ideológica en concepto de Moisés Naim, serán vencidos para restituir la normalidad, no sin antes constituir un gran movimiento que nos incluya a todos, sin sectarismos ni falsas poses; lo que pasa en Lara es una muestra de quiebre de la polarización.

Después de tanto ruido con los lotes de terrenos de la Zona Industrial 1, donde el gobierno dio marcha atrás, y redujo su campaña anti-capitalista a solo cinco lotes en manos de Lorenzo Mendoza; lo que notamos es un recule de la Alcaldía de Iribarren y sus aliados. La locura de querer acabar con el único parque industrial de Centro-Occidente, y la eliminación de cinco mil empleos en una zona deprimida, es una  clarinada a una revolución chambona, que cree que con amenazas puede destruir una economía productiva que costaron años levantarla; solo nos resta aconsejar que usen los recursos que tenían para destruir, en concluir las grandes obras inconclusas  como : Transbarca y el Terminal, con esto crean empleos, reabren la avenida 20 y convierten a la ciudad en un imán para las inversiones en una Venezuela futura.

Mayo de 2010

Compartir este post

Repost 0
Published by Juandemaro Querales - en Ensayo
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

Enlaces