Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
30 agosto 2009 7 30 /08 /agosto /2009 17:57

Transcurrido diez años del llamado proceso bolivariano, finalmente el régimen se decide implantar la dictadura. El camino en zig-zag que caracterizó el modelo y que tenía en la convocatoria a elecciones, cada cierto tiempo, afín de lograr el reconocimiento internacional; ha concluido y se han quitado las caretas.

 

Algunos ingenuos creían en el espíritu democrático de Hugo Chávez, su personalismo y el uso que le da a la Fuerza Armada, desmiente alguna relación que pueda existir con el mundo civil, de este carismático y demagogo populista.

 

La revolución fidelista de Chávez, jamás ha ocultado su faz neo-totalitaria, su estrategia de hacer cualquier cosa por conservar el poder, ha hecho que su accionar sea una mezcla de impulso hacia delante y repliegue cuando las condiciones les son adversas; así se comportó en los años de euforia pintoresca de su primer quinquenio, a partir del golpe de abril de  2001, se propone invadir espacios antes vedados  y que conforman el resto del andamiaje en que reposa el poder, en esto ha sido inclemente.

 

La Venezuela del Socialismo del siglo XXI, para su concreción necesita quemar varias etapas: dos de cuyas premisas son lo económico y la ideología. Tal especulación reposa en documentos como el Plan de desarrollo social y económico 2007-2013, y el Plan Simón Bolívar hacia el socialismo.

 

En lo económico los estrategas del régimen, se han propuesto a lo largo de la década, acabar con la economía heredada del siglo XX; las privatizaciones, expropiaciones e invasiones de tierras en plena producción, sumado a la agresión a los empresarios e inversionistas  extranjeros, lograron el milagro de acabar con una actividad económica que tomó años edificarla. Antes de la llegada de los rojos  el país poseía un gran dinamismo, un Capitalismo de Estado es lo que sustituye al antiguo modelo, producto de la aplicación manualesca del desgastado y desprestigiado modelo soviético.



 


En segunda instancia está la producción ideológica, lo que en lenguaje marxista se denomina súper-estructura: la escuela, la iglesia, la familia; todos estos actores concitan el interés de los neo-comunistas que nos han tomado como laboratorio de un ensayo errático. Conscientes de su fracaso, al no poder imponer definitivamente la tiranía de una sola persona, Chávez y sus adlátere le empujan el acelerador a sus designios delirantes, aplicando una Reforma que había sido rechazada el 2 de diciembre de 2007: Todo esta operación en forma de pinzas con un solo objetivo, invadir el único espacio que todavía le es reacio: la opinión pública.

 

Un Estado que llegó a disponer de una espesa red en materia comunicacional, como nunca en América Latina; la cartilla marxista , los pelones de Fidel Castro y el Che Guevara, nos llegan a través del espacio ofreciéndonos el mar de la felicidad cubano como modelo, agresión desde el cielo donde no puede faltar la descalificación moral a quienes  atesoran crecer económicamente , tildando a los ricos de energúmenos, se ha hecho del pobre y sus penurias la nueva religión, mientras Chávez, su familia y sus compinches de adentro y de afuera, convirtieron a la tercera economía de América del sur, en un país pobre de destino incierto, que ve su futuro comprometido.

 

Refugiarse entre los campesinos que son un bajo porcentaje, con la quimera de la lucha contra el latifundismo; y el aumento  del pie de lucha en la llamada Milicia; busca solamente balancear la pérdida de los espacios urbanos; ganados por la oposición en las dos últimos comicios. Chávez empuja el acelerador: disuelve los sindicatos y busca eliminar los convenios y contratos colectivos, además de desconocer los que ya ha firmado, en plan demagógico para ganar  la enmienda del 15 de febrero.

 

La Venezuela de los conflictos eternos y del modelo político chavista, se inscribe en el marco explosivo de una gran crisis de la economía mundial, sin reales y sin inversiones; mientras la cúpula gobernante en vez de llamar a la concertación, ha decidido pasarle por encima al resto de la sociedad, no se sabe con que fines. Antes, este ambiente explosivo ayudaba al gobierno, quien marcaba los pasos de la oposición y por el otro incentivaba el crecimiento de la abstención; hoy las condiciones son distintas, la gente ha valorado el voto como arma decisiva, con lo cual ha abierto una posibilidad para galvanizar el descontento de chavistas y anti-chavistas, propugnando un modelo que tome en cuenta al hombre común, como objeto de sus políticas; en estas batallas por librar quedan muy mal paradas: el golpismo militar y esos obstinados reformistas que creen  en preservar esos pequeños espacios políticos, aunque Chávez les arranque los recursos y competencias. En esta tercera fase de la Revolución, las cargas se están nivelando, si se impone la torpeza, Chávez se saldrá con la suya y nos termina de imponer una larga dictadura como la de su padre ideológico Fidel Castro en Cuba.

Compartir este post

Repost 0
Published by Juandemaro Querales - en Ensayo
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

Enlaces