Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
18 junio 2009 4 18 /06 /junio /2009 23:36

Amenazar a los estudiantes que protesten, haciendo uso de sus Derechos Constitucionales, con echarles gas del bueno, es parte de una retórica que ha ido tapizando la atmósfera de una sociedad, que no da visos de querer aterrizar en la normalidad.

El discurso revanchista -usado por Hugo Chávez- desde el 92 en que irrumpió en la escena nacional, busca mantener dividido al país; con la firme intención de eternizar a una claque y a un sistema autoritario y personalista de gobierno.
Bucear en el inconsciente colectivo, con la finalidad de recrear viejos atavismos, ha servido para construir un sistema político, el cual mantiene cautivo todos los mecanismos de poder en Venezuela. Materializar este endriago ideológico le resulta muy fácil a los pro-hombres del bolivarianismo, en gran medida por la memoria frágil “con que el pueblo”- ha venido internalizando todos los procesos sociales y políticos que han tamizado nuestra evolución como nación.

Los duros años del fenómeno Boves, caudillo indiscutible de los llaneros en los días terribles , correspondientes al tiempo de la Primera República; seguido por los años de insurgencia Liberal, expresado en el movimiento Federal de los años 1859-1863; donde un caudillo como Ezequiel Zamora va a encarnar la rabia y la frustración, dejadas como secuela de la Guerra de Independencia y capitalizadas por este líder campesino; lo que significó el sacrificio de bienes y vidas, en una sociedad que casi se extinguió. Reformas -que por su violencia y fuerza- marcaron de forma indeleble el imaginario de nuestro pueblo, brotando sus ímpetus -cada cierto tiempo- como consecuencia de una evolución a medias por la cual ha trajinado nuestro sufrido gentilicio.

Tocaría a ciertos iluminados, remover este espeso mar interior, aprovechando para ello las diversas coyunturas que presenta esta discutible historia. Malos gobernantes, escasas ideas, irresponsabilidad en el manejo de los gigantescos recursos caídos sobre nuestro país en los últimos cien años; generan una inquietud, como en la actualidad donde un Hugo Chávez se atraviesa como Salvador, ejercicio proteico con lo cual agrega más conflictividad al momento histórico.


Hugo Chávez y el bolivarianismo, se han decidido a aprovechar la oportunidad que se les presenta, manipulando a su antojo la historia de nuestras frustraciones y grandezas por igual, con un solo objetivo: eternizarce en el poder, para no dar cuenta jamás ante el tribunal de la posteridad. Pero como toda parafernalia ideológica, el agotamiento de su modelo, ha abierto paso a la posibilidad de que se instaure una tiranía, con cualquiera de estos pro-hombres como nuevos Caligulas, entorno íntimo que lleva rato ensalzando la metamorfosis que experimenta el golpista del Museo de la Planicie.

Violencia de unos contra otros, confrontación permanente, maniqueísmo simplón de rojos como sinónimo de buenos, y amarillos y azules como los malos, con lo que busca aplanar a una sociedad, que posee un gran entrenamiento en las prácticas de la Democracia Liberal, y que gracias a esta tradición ha impedido que Hugo Chávez instaure su régimen autoritario.

Así como van las cosas, y después de tantos años de prédica revanchista, puede sobrevenir una tragedia, donde los factores en pugnacidad no vean salida en las negociaciones y se vayan a las armas -a través siempre- de los inefables guerreristas que hibernan en los Cuarteles. Oportunidad que este régimen siempre ha propiciado para dejar su cinismo, para mandar de paseo toda la formalidad de las democracias aceptadas por la comunidad internacional: de ahí nuestra paranoia, que el juego se les salga de las manos. 

Chávez -en este simulacro de elecciones- se pasó de la línea amarilla de sus propios cálculos, ya el viejo demagogo es un enfermo de poder, divorciado de la realidad, que no mide sus pasos, para imponer finalmente su voluntad de reinar hasta el día del juicio final, su desprecio por las formas más su comportamiento abusivo, al reírle la gracia al ente electoral muy dado al fraude y las emboscadas; pavimentan la posibilidad de aherrojar con grillos la autonomía y la libertad de todo un pueblo, durante la fecha infatuada del 15 F.

Compartir este post

Repost 0
Published by Juandemaro Querales - en Ensayo
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

Enlaces